Marco Antonio Solís, de querer ser sacerdote a una vida de éxitos musicales

0
190
Fotografía cedida por Novus Lat donde aparece Marco Antonio Solís "El Buki" y sus hijas Alison (i) y Marla (d) durante la grabación su primer trabajo en conjunto, el sencillo "¿Dónde estará mi primavera?". Marco Antonio Solís y sus hijas Marla y Alison presentaron este viernes su primer trabajo en conjunto, el sencillo "¿Dónde estará mi primavera?", una versión de su exitosa canción que, en palabras del cantante, tiene una gran frescura y movimiento gracias a la voz de las jóvenes. EFE/Novus Lat

Ciudad de México – De no haber sido músico, Marco Antonio Solís «el Buki» hubiera sido sacerdote o payaso. Esas fueron las primeras aspiraciones que tuvo cuando era tan solo un niño. Pero hoy, 45 años más tarde, tiene una exposición dedicada a su trayectoria que demuestra que eligió el camino correcto.

«Al principio yo me inclinaba por el sacerdocio, imagínate, o ser payaso. No sé por qué me llamaba la atención, pero la del sacerdocio la tenía más fija y con más convicción. Después llegó la música inesperadamente y me transformó», asegura este viernes en entrevista con Efe.

Los inicios del cantante nacido en Ario de Rosales, en el occidental estado de Michoacán, se dieron cuando tenía tan solo diez años, dos años más tarde probó sus dotes en la composición y para los 17 ya tendría su propia banda, Los Bukis, la que sería su primera plataforma rumbo a la fama.

«Siempre me gustó cantar, a mis amiguitos y a los maestros les empezó a llamar la atención cómo lo hacía. La composición empieza a los 12 o 13 años y fue algo que se me dio natural», confiesa.

RECONOCIMIENTO A SU CARRERA

Esta primera etapa de la vida del autor de «Si no te hubieras ido», y otras más, ya están exhibidas desde este viernes en el Museo del Grammy ubicado en Los Ángeles, California, en la exposición «Y para siempre… Marco Antonio Solís».

Esta exposición, como la música, ha sido otro de los tantos acontecimientos impredecibles e inesperados en su vida.

«Se dio de pronto como una idea que fue agarrando fuerza y yo no lo veía realizable. Luego pensaba que era un lugar tan grande en donde solo hay espacio para artistas americanos y del mundo anglosajón, con trayectorias muy importantes que no lo imaginé. Estoy emocionado después de recorrer estos espacios con tantos recuerdos», asegura.

Los vestuarios más extravagantes, los reconocimientos importantes de su trayectoria y algunos otros objetos se pueden ver en la exposición que recorre los 45 años de arduo trabajo del músico de 61 años.

«Faltan muchísimas cosas», advierte el cantante, que pese a esto está satisfecho con lo que se muestra.

«Cuando pasé por la época de Bukis hay mucha nostalgia, al mismo tiempo mucha alegría de tantos logros y ver el vestuario que yo usaba tan estrafalario te arranca también una sonrisa», cuenta.

Entre lo más preciado y emocional que está exhibido en dicho recinto se encuentran las canciones escritas de su propio puño y letra, como «La venia bendita» y «Hermano», ambas escritas en 1997.

«Aunque tenemos tanta tecnología, siempre he escrito las canciones a mano para darle ese sello. Ahí se ve en algunas de las canciones importantes la situación emocional, en la escritura se ven los borrones de algunas frases», asegura.

SEGUIR EVOLUCIONANDO

Aunque le gusta revivir viejos tiempos, el cantante ha mostrado su capacidad de reinvención y su vigencia en la música.

En su sencillo más reciente «Se veía venir», el compositor regresa a los sonidos más tradicionales del mariachi y es tan solo una introducción a toda la música que realizó durante los duros tiempos de pandemia, según adelanta.

«Después de esta pausa, todos estamos con una desesperación de exponer todo lo que hemos guardado. Viene un proyecto con música de mariachi. Escribí mucho durante el encierro y grabé cosas nuevas en la onda pop y en la onda tropical y hay otras cosas que ya me voy a meter a grabar, viene mucha música nueva», comenta Solís.

En el 2020 abrió las puertas de su primer hotel ubicado en Michoacán al que, debido al lujo del que presume el lugar, los internautas lo llamaron el «Palacio de Buckingham», por el apodo del cantante, y asegura que su relación con México es igual al de una mariposa monarca.

«Yo siempre estoy en México pese a que tengo 22 años en Estados Unidos. Me la paso yendo y viniendo, como las mariposas monarca. Yo estoy muy ligado a mis tradiciones, a mi comida, a mi gente», finaliza.