Más de 70 ciudades de EE.UU. se manifiestan contra el ataque de Trump a Irán

0
3517
Un grupo de manifestantes fue registrado este sábado al marchar, frente al Hotel Trump International en Washington DC (EE.UU.), en contra de la participación militar de Estados Unidos en Oriente Medio. EFE/Shawn Thew

Washington/Nueva York – Miles de personas se echaron este sábado a la calle en 70 ciudades de EE.UU. para pedir la salida de las tropas estadounidenses de Oriente Medio y rechazar el ataque que ordenó el presidente Donald Trump para acabar con la vida del poderoso comandante iraní Qasem Soleimaní.

En Lafayette Square, frente a la Casa Blanca, unas trescientas personas se reunieron en el acto central de las protestas.

Entre los manifestantes se encontraban la actriz Jane Fonda, que tiene una gran historia de activismo y en los últimos meses ha estado protestando en Washington contra la crisis climática.

«El movimiento climático y el movimiento pacifista deben convertirse en un único movimiento», dijo Fonda, de 82 años, frente a una multitud que la aplaudía y vitoreaba.

«La gente más joven debería saber que todas las guerras que se han luchado desde que nacieron, todas, han sido por petróleo (…) No podemos perder más vidas, matar a más personas y arruinar el medio ambiente por petróleo y combustibles fósiles», clamó la actriz.

El discurso de Fonda, vestida con un abrigo y gorro negros, fue la antesala de una decena de activistas que, a través de un altavoz, pidieron acabar con el «imperialismo» de EE.UU. en el mundo.

Entre los participantes, había niños, ancianos y muchos jóvenes que mostraron pancartas que ridiculizaban a Trump, estaban adornadas con flores y símbolos hippies o pedían la retirada de los entre 60.000 y 70.000 soldados estadounidenses desplegados actualmente en Oriente Medio.

«Trump, la gente dice: no queremos guerra con Irán. Saca las tropas estadounidenses de Irak», rezaba con letras negras y rojas una de las pancartas principales.

Los convocantes de las manifestaciones en todo EE.UU. fueron, entre otros, ANSWER Coalition y Code Pink, dos grupos pacifistas que ganaron popularidad después de la invasión de Irak en 2003.

MANIFESTACIONES DE COSTA A COSTA

Las ciudades que salieron a las calles incluyeron Nueva York y Miami, donde la participación fue más baja que en Washington.

En Nueva York, la protesta fue convocada en la icónica Times Square, junto a las oficinas de reclutamiento del Ejército estadounidense que se alojan en el centro de la plaza, en el conocido monumento de luces rojas, azules y blancas que representan la bandera del país.

En las últimas horas, Nueva York ha reforzado su seguridad en lugares clave ante el miedo de que Irán tome represalias por la muerte en un ataque estadounidense en Bagdad de Soleimaní, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, y del vicepresidente de la Multitud Popular iraquí, Abu Mahdi al Mohandes.

Muestra de ese aumento de la seguridad fueron la decena de policías armados que hoy se apostaron junto a los manifestantes, que se contaban por decenas.

La presidenta de una de las organizaciones presentes, «Veterans for peace» (Veteranos por la paz), Susan Schnoll, exmilitar de la Marina, dijo a Efe que esperaba que más gente se una a la causa y expresó temor porque, a su juicio, «Estados Unidos está al borde de la guerra con Irán».

«Esto es un juego para el presidente Trump», criticó, señalando que el mandatario ha utilizado la Administración que dirige para hacer «lo que él quería», en referencia al ataque a Soleimaní.

Entretanto, en Miami, una veintena de personas se reunieron en el monumento de la Antorcha de la Amistad, en el Parque Bayfront, en el centro de la ciudad, para pedir la salida de EE.UU. de Irak y mostrar pancartas con mensajes como: «envíen a los chicos a la universidad, no a la guerra».

SILENCIO DE TRUMP

Mientras las manifestaciones se sucedían en el país, Trump guardó silencio en Twitter, donde se limitó a presumir de sus altos niveles de popularidad entre los republicanos, y jugó al golf cerca de su club privado de Mar-a-Lago, en West Palm Beach (Florida), donde se encuentra pasando las Navidades.

Quien sí estuvo muy ocupado fue el secretario de Estado, Mike Pompeo, que ha pasado las últimas horas al teléfono tratando de tranquilizar a los aliados de EE.UU.

Este sábado, Pompeo conversó con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu; el príncipe heredero de Baréin, Salman bin Hamad al Jalifa; y su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, informó el Departamento de Estado. En todas las llamadas, Pompeo defendió la actuación de EE.UU.

A LA ESPERA DE LA RESPUESTA DE IRÁN

En términos generales, la Administración está a la espera de ver cuál será la respuesta de Irán, que podría tomar diferentes formas, incluidos ciberataques.

Teherán y Washington, que no tiene relaciones diplomáticas desde 1979, han vivido numerosas crisis desde que Trump ordenara en 2018 la salida de EE.UU. del acuerdo nuclear de 2015.

La escalada de tensión actual está considerada como la más grave y ha despertado el temor a una guerra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here