Menos familias inmigrantes recurren a programas de asistencia pública

0
797
Unos hondureños esperan sus turnos en la sede del consulado general de su país en Los Ángeles, California. EFE/Ana Milena Varón/Archivo

Tucson (AZ) – Durante los primeros tres años de la Administración del Presidente Donald Trump, iniciada en 2017, la participación de familias inmigrantes y sus hijos en programas de asistencia pública disminuyó dos veces más rápido que entre los ciudadanos, se informó este martes.

De acuerdo con un análisis dado a conocer por investigadores del Instituto de Política Migratoria (MPI), menos inmigrantes y sus hijos ciudadanos estadounidenses están haciendo solicitudes en los programas de Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF), Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) y Medicaid.

Esta conclusión está basada en datos publicados recientemente por la Oficina del Censo de Estados Unidos, y ofrece una primera oportunidad para reafirmar las predicciones de proveedores de servicios y defensores de los inmigrantes sobre el efecto devastador que tendría la política de “carga publica” implementada por la Administración Trump.

Las revisiones a la definición de “carga pública” anunciadas oficialmente por la Aministración Trump en febrero pasado, pero “telegrafiadas” desde el inicio de la gestión del mandatario republicano, se erigen como uno de los cambios de política migratoria más importantes y controvertidos.

La regla pretendía hacer más difícil que los inmigrantes se convirtieran en residentes legales si eran una “carga pública” (si participaban en programas de asistencia). Pero más allá del efecto sobre la inmigración legal, investigadores del MPI y otras instituciones habían anticipado que esta regla paralizaría la participación de los migrantes en programas de beneficio público.

Aunque las cortes frenaron la implementación de esta regulación en noviembre, el efecto es evidente.

Analizando la información del Censo se encontró que entre 2016 y 2019 la participación en TANF, SNAP y Medicaid disminuyó más rápidamente entre los no ciudadanos que entre los ciudadanos estadounidenses, especialmente entre familias de bajos recursos.

La participación de niños recibiendo los beneficios de estos tres programas disminuyó dos veces más rápido entre niños estadounidenses pero de padres inmigrantes que entre niños de familias donde tanto hijos como padres son ciudadanos de este país.

La disminuciones en SNAP y TANF excedieron las de Medicaid. Entre 2016 y 2019 la cantidad de no ciudadanos de bajos ingresos que participaron en SNAP disminuyo 37 %, al igual que la cantidad que hicieron solicitud para TANF y otros programas similares de asistencia en efectivo. Al mismo tiempo, la participación en Medicaid de los no ciudadanos de bajos ingresos se redujo 20 %.