Migrantes a la deriva y en peligro en la frontera sur tras dos años de MPP

0
2986
Migrantes de diversas nacionalidades esperan en la plaza cívica de Tijuana (México). EFE/Joebeth Terriquez/Archivo

San Diego (CA) – Al cumplirse dos años del programa con el que la administración del expresidente Donald Trump obligó a casi 70.000 migrantes a esperar en la frontera mexicana sus procesos de asilo, el programa fue recién cancelado pero los migrantes siguen en México en un limbo migratorio.

El programa, Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), también conocido como «Permanezca en México», ha sido una pesadilla para decenas de miles de personas que huyeron hacia Estados Unidos sólo para ser regresadas a ciudades fronterizas donde son «presa fácil del crimen organizado y de autoridades corrupta», dijo a Efe el dirigente de Pueblo Sin Fronteras, Alex Mensing.

Aun cuando el presidente, Joe Biden, canceló el programa el mismo día en que asumió el cargo, los migrantes siguen desorientados y cada día qué pasa sin que Estados Unidos permita que entren a seguir su proceso de asilo es un día en el que pueden ser «víctimas del crimen», advirtió Mensing.

SIN APENAS ACCESO AL ASILO

La organización Médicos por los Derechos Humanos, que atendió de primera mano a muchos de los migrantes en la frontera mexicana, informó de que el programa envió a la frontera mexicana a un total de 69.333 migrantes a partir del 29 de enero del 2019, pero para diciembre del 2020 solo habían iniciado procesos con audiencias 22.777 personas, incluidos menores.

La Universidad de Syracuse mantiene que menos del 2 % de los migrantes tuvo acceso a abogados y representación legal en audiencias en cortes de migración y también indica que solamente el 4 % de quienes lograron iniciar su proceso consiguió asilo.

Los departamentos de Seguridad y de Justicia suspendieron el programa desde marzo pasado con el argumento de la pandemia, lo que canceló citas en cortes y dejó en un limbo a todos los migrantes que ya aguardaban en la frontera y a los que llegaron posteriormente a buscar asilo.

«Miles de estas personas se encuentran vulnerables en la frontera mexicana, entre ellos familias con niños, ancianos y miembros de la comunidad LGBTQI y aunque la administración Biden dijo que ya no iba a incluir a nadie más en el programa y solo tiene una semana en ejercicio, tiene la autoridad y los recursos para reactivar hoy mismo el proceso de asilo», dijo a Efe la directora ejecutiva de Ángeles de la Frontera, Dulce García.

RECHAZADOS

Tras terminar una conferencia vía Zoom con directores de más de una docena de albergues migrantes de Tijuana, la abogada de migración dijo que diariamente llegan migrantes a pedir asilo en los puertos de entrada con la esperanza de que la nueva administración les acoja, pero los oficiales fronterizos simplemente los rechazan.

«A muchos les han dicho que no pueden pasar a pedir asilo por la pandemia, cuando en realidad es muy fácil hacerles pruebas de la covid-19 al solicitar (asilo) en la frontera», explicó García.

La organización Human Rights First menciona que «más de 400 informes públicos de violación, tortura, secuestro y otras formas de violencia contra solicitantes de asilo y migrantes a quienes Estados Unidos está obligando a esperar en algunas de las ciudades más peligrosas del hemisferio occidental».

Y encima, «las autoridades mexicanas no se responsabilizan por la seguridad de los migrantes que esperan en la frontera», dijo a Efe el director del Comité de servicios de los Amigos Americanos en San Diego, Pedro Ríos.

«Son buenas noticias que el presidente Biden cancele el programa MPP, pero falta asumir responsabilidad por las personas que llegaron hasta la frontera porque corrían riesgo y pusieron su confianza en Estados Unidos», dijo Ríos.

Por su parte, la subdirectora de la organización legal para migrantes Al Otro Lado, Soraya Vázquez, dijo a Efe que el programa «fue impuesto por la administración Trump pero aceptado sin discusión por el Gobierno mexicano, que dijo que por razones humanitarias proporcionaría condiciones que nunca otorgó».

El resultado es que «tras estas larguísimas esperas en condiciones vulnerables, los migrantes se encuentran en una verdadera crisis humanitaria en la frontera, y a dos años de MPP y con una nueva administración, siguen en el limbo», dijo la abogada.