Migrantes centroamericanos forman parte de Viacrucis en San Luis Potosí

0
148

Tegucigalpa/ San Luis Potosí- La Casa del Migrante de San Luis Potosí realizó este Viernes Santo la dramatización del Viacrucis, en la que participaron un centenar de migrantes centroamericanos.

-En la procesión del Viacrucis que se realizó en Honduras, los presbíteros pidieron por cada uno de los migrantes que se encuentran en México y porque cese la migración.

Los migrantes procedentes de Honduras, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Cuba personificaron a cada uno de los apóstoles, Jesús y la Virgen María en un Viacrucis que comenzó en el comedor de esa instalación y recorrió las 14 estaciones instaladas en las calles que rodean la Casa del Migrante en el barrio de Tlaxcala.

El padre Rolando Maldonado Salas, así como vecinos de la zona, encabezaron el viacrucis, el cual se detuvo en hogares de familias del citado barrio donde realizaron las oraciones en cada estación, recordando el doloroso calvario de Jesús, que se refleja también en el drama que sufren los migrantes lejos de su tierra y de su familia.

Los migrantes centroamericanos que se encuentran en ese albergue participaron en la procesión en donde pidieron que su situación sea resuelta lo más pronto posible y poder conseguir un trabajo en Estados Unidos para poder ayudar a sus familias.

Sacerdotes hondureños piden por los migrantes

Mientras tanto, en la capital hondureña, en las diferentes estaciones del Viacrucis encabezado por el rector de la Basílica Menor de Suyapa y canciller de la Iglesia Católica, padre Carlo Magno Núñez, pidió a los feligreses orar por cada uno de los migrantes que se encuentran en México.

“Nuestros hermanos han partido en busca de una vida mejor, sin embargo, en el camino que han elegido hay mucho sufrimiento y muchos con la ilusión de poder ingresar a Estados Unidos, es por ello de debemos orar por ellos”, manifestó el presbítero.

Miles de hondureños han partido en caravanas siguiendo la ruta migratoria con el fin de llegar a Estados Unidos en busca de mejorar sus condiciones de vida, pero dicha acción no ha sido concretada y cientos de ellos permanecen entre la frontera de México y Estados Unidos.