La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó una demanda este miércoles contra el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y varias de sus agencias en un intento por obtener el registro de la base de datos que la Administración del presidente Donald Trump ha usado para localizar inmigrantes a través de sus teléfonos celulares. EFE/Alex Segura Lozano/Archivo

Bogotá – El fortalecimiento de la participación femenina en las pequeñas y medianas empresas es una de las prioridades, junto al acceso a los mercados y la digitalización, en la agenda de la Federación Mundial de Cámaras de Comercio (WCF), cuya presidencia ostenta por los próximos tres años el colombiano Nicolás Uribe Rueda.

Durante el lanzamiento del plan global de negocios para las mipymes, realizado este lunes y que contó con la presencia de Uribe Rueda, también presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), y de la vicepresidenta de la WCF, Marie Christine Oghly, se presentaron los cuatro ejes de una agenda que busca ayudar a las pequeñas y medianas empresas en políticas de empoderamiento.

«LA INCLUSIÓN NO ES UN ASUNTO PARA QUEDAR BIEN»

Uribe considera que la inclusión y el empoderamiento femenino, además de la creciente presencia de las mujeres en los emprendimientos, dan muestra de que es necesario mantener la línea de impulsar a las pequeñas empresarias.

«La inclusión no es un asunto para quedar bien, es un tema de que se están haciendo las cosas bien, si una empresa no es inclusiva no tiene probabilidades de éxito «, afirmó.

En esto coincide Marie Christine Oghly, también vicepresidenta de Desarrollo Internacional de la Cámara de Comercio de la Región de París, quien contó que su interés por impulsar a las mujeres parte de que en muchas ocasiones, cuando quería generar empresa o ayudar, le decían: «No creo que puedas hacer ese trabajo porque eres mujer».

Un tema que, advirtió, también pasa por romper las brechas en cuanto al género y la igualdad y generar planes de ayuda para las mujeres que ya estaban trabajando durante la pandemia de «manera informal para llevarlas a la formalidad con mejores prácticas de emprendimiento».

EJES PARAS LAS MIPYMES TRAS LA PANDEMIA

El plan global presentado este lunes, que tiene en cuenta las dificultades provocadas por la pandemia en las cadenas de suministro e insumos, aborda el acceso a los mercados, pues, según Uribe, las pequeñas empresas «han tenido dificultades para retomar sus cadenas de producción, para volver a hacer negocios, incluso para exportar».

«Desde ahí hay una gran preocupación alrededor de dejar a las pequeñas empresas atrás en un mundo globalizado, que tiene unas enormes corporaciones que no dejan de ser importantes», dijo.

Para la vicepresidenta de la WCF, esto implica, asimismo, que las mipymes puedan «acceder a oportunidades de licitación grandes, algo que es difícil para ellas». Por eso, «necesitan nuestra ayuda y asesoramiento», indicó.

UN TRIPLE IMPACTO

A raíz del nuevo orden mundial derivado de la pandemia y de la transformación tecnológica, Uribe explicó que el comportamiento de las empresas en el mundo ahora debe tener un triple impacto: económico, social y ambiental.

Por eso, la federación quiere promover una «conducta empresarial responsable, con un capitalismo consciente, que ayude a avanzar en la construcción de equidad».

DIGITALIZACIÓN E INNOVACIÓN

Otro de los ejes está enfocado en la oferta tecnológica, pues las empresas están ávidas de apropiarse de nuevas soluciones, del internet de las cosas o la inteligencia artificial, que, afirma Uribe, son «instrumentos al servicio de la productividad y de exploración de nuevos mercados».

En ese sentido, Oghly, también presidenta de la Asociación Mundial de Mujeres Empresarias (FCEM), ve necesario dar este paso para que las compañías sepan «cómo comerciar desde internet, desarrollar reuniones, ayudarlas para que adopten la tecnología» y evitar así el complejo del impostor: «no estoy seguro de hacerlo, no soy capaz».

Uribe detalló que la iniciativa de estandarización digital busca promover el uso de la factura electrónica que cumpla con estándares de comercio internacional para las mipymes, con el fin de evitar que «las economías se cierren, pues una economía aislacionista es inviable».

La Federación Mundial de Cámaras es un foro no gubernamental y apolítico de la Cámara de Comercio Internacional (ICC) que, a través de su amplia red global, con 45 millones de empresas de más de 100 países, permite a más de 1.200 cámaras de todo el mundo intercambiar experiencias en asuntos de interés mutuo.