Nadal: «A nivel romántico, preferiría que se esperara un año más para Tokio»

0
201

Roma – El español Rafa Nadal, flamante finalista del Masters 1.000 de Roma, reconoció este sábado que «a nivel romántico», le gustaría que los Juegos Olímpicos de Tokio se disputaran en 2022 ,con presencia de público; y no en agosto de 2021, a puerta cerrada.

«Se hará lo que se tenga que hacer. Ya se han tomado decisiones priorizando la seguridad de los deportistas y de los ciudadanos. Es verdad que se han retrasado y, a nivel de infraestructura, un año más de espera sería traumático. A nivel romántico, preferiría que se esperara un año más», aseguró Nadal en rueda de prensa en el Foro Itálico.

Nadal preferiría que los Juegos se celebraran en 2022 «por el simple hecho de que la situación evoluciona, a un año confiemos en que la mayoría de la población esté vacunada y podamos tener unos Juegos como todos los conocemos».

«Los Juegos son, quizás, la mayor fiesta del deporte, y el evento más importante del deporte sin público es menos evento. A nivel romántico, me gustaría eso. A nivel práctico, no soy nadie para dar una opinión sobre eso», agregó.

Nadal ya había repasado la situación de los Juegos Olímpicos al comienzo de su camino del torneo romano, cuando reconoció que todavía no tiene claro si participará, a causa de la pandemia.

«No sé todavía, no puedo dar una respuesta clara (sobre su posible participación en los Juegos de Tokio) porque no lo sé. En un mundo normal nunca pensaría en perderme los Juegos, claro, todos sabemos lo importantes que son para mí. En estas situaciones, no sé, veremos en un par de meses», aseguraba Nadal el pasado martes.

«Tengo que organizar mi calendario. En un año normal siempre tengo claro mi calendario desde el 1 de enero, pero este año es distinto. Hay que ser flexible», agregó.

«La pandemia nos ha hecho vivir cosas a las que no estábamos acostumbrados. Cuando se habla de pandemia se habla de los jóvenes, pero yo creo que ellos tienen energías para adaptarse más. Para nosotros que llevamos una vida viviendo en unas condiciones que han cambiado de manera drástica y somos más conscientes de los problemas, esta preocupación está más acentuada», concluyó.