Nicaragua anuncia el «ingreso ordenado y seguro» de los varados en la frontera

0
1520
Un nicaragüense hace fila en el punto fronterizo entre Costa Rica y Nicaragua, en Peñas Blancas (Costa Rica). EFE/Jeffrey Arguedas

Managua – El Gobierno de Nicaragua anunció este domingo el «ingreso ordenado y seguro» de cientos de nicaragüenses que han pasado dos semanas varados en la frontera con Costa Rica, a causa de la pandemia de COVID-19, tras presentar pruebas de que no portan la enfermedad.

«Hoy domingo 02 de agosto 2020, a las 14:16 horas (20.16 GMT), por el puesto fronterizo de Peñas Blancas, inició el ingreso ordenado y seguro a nuestro país, de hermanos nicaragüenses, procedentes de Costa Rica, quienes portan resultado negativo de la prueba RT- PCR en tiempo real para COVID-19, cumpliendo con la Resolución (del Ministerio de Salud)», informó esta tarde el Ministerio de Gobernación de Nicaragua.

Se espera que unas 148 personas ingresen a Nicaragua en lo que resta de la tarde, en correspondencia con el número de resultados negativos en las pruebas de COVID-19, realizadas por organizaciones costarricenses.

Un total de 21 personas que esperaban entrar a Nicaragua no podrán hacerlo de momento, porque sus pruebas de COVID-19 arrojaron positivo, y serán atendidas en Costa Rica.

Fuentes no oficiales informaron en Nicaragua que los varados empezaron a ingresar en grupos de 20 personas.

«El Ministerio de Salud, en cumplimiento a las medidas sanitarias, realizó revisión rigurosa para descartar fiebre o síntomas respiratorios relacionados al Covid -19, y les orientó cuarentena de 14 días en sus domicilios», detallaron las autoridades de Nicaragua.

Los nicaragüenses, que quedaron varados en Costa Rica al perder sus medios de vida a causa de la pandemia, permanecían en la frontera porque Nicaragua no les permitía el ingreso sin un certificado que demostrara que estaban libres de COVID-19, y sin otorgar parte de las 41.000 pruebas que ha recibido en donación.

DERECHOS HUMANOS

Las pruebas de COVID-19 fueron aplicadas por un trabajo conjunto entre la Dirección de Migración de Costa Rica, la Fundación Arias para la Paz, y el Centro de Derechos Laborales, que contrataron al Hospital Clínica Bíblica, para realizar 169 pruebas a los nicaragüenses varados.

Con el apoyo de los costarricenses, los nicaragüenses varados pusieron fin a dos semanas de vivir a la intemperie, y alimentándose gracias a la labor humanitaria de la organización Corner of Love, mientras compartían un baño que en algún momento sirvió para más de 500 personas.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos en Nicaragua sostienen que el presidente Daniel Ortega ha violado la Constitución y las leyes internacionales, al impedir el ingreso de sus connacionales al país.

Un reclamo similar ha sostenido la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al insistir en que los nicaragüenses tienen derecho a ingresar al país incluso en tiempos de pandemia.

Recientemente movimientos opositores denunciaron que otros 1.000 nicaragüenses permanecen varados en países vecinos, incluyendo unos 500 en Islas Caimán, porque no cumplen con los requisitos que exige Ortega, como son la prueba de COVID-19 negativa, y garantizar que su Gobierno no incurrirá en gastos desde el país de origen hasta el destino final.

El manejo de la pandemia en Nicaragua ha despertado preocupación en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Acnudh, y la CIDH, según han dicho sus representantes en reiteradas ocasiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here