Obispos centroamericanos piden respeto a los derechos humanos de los migrantes

0
657

Tegucigalpa-El Secretariado Episcopal de Centroamérica (Sedac), pidió que no se vulneren los derechos humanos de los miembros de la caravana migrante y que haya una actitud profundamente humanitaria hacia los mismos,  independientemente de su situación migratoria.

-Los obispos centroamericanos pidieron a los gobiernos a desarrollar políticas que efectivamente brinden oportunidades de superación a todos.

Los obispos centroamericanos, aglutinados en el Sedac, ante las eventuales situaciones de hechos de violencia, también hicieron un llamado urgente a las instituciones garantes y fiscalizadoras del cumplimiento y respeto de los derechos humanos y de las garantías constitucionales a que se mantengan en total alerta y en monitoreo constante para defender a las personas, especialmente las mujeres y los niños.

El escrito señala que se debe de dar la debida atención de los flujos migratorios mixtos en toda su dimensión no es asunto de un solo país. Por ello reiteraron el llamado a los gobiernos de la región y México a trabajar de manera conjunta, integral y humana la realidad migratoria regional.

Los obispos de Centroamérica recuerdan a los gobiernos que hay que atacar las causas estructurales que originan la migración.

En ese sentido, reiteraron a las autoridades respectivas a garantizar la seguridad de las personas migrantes que transitan en sus respectivos países, impidiendo que sean víctimas del crimen organizado y la delincuencia común.

Asimismo, pidieron a los gobiernos involucrados a que se respete el derecho de acceso al territorio y a la no devolución de todas aquellas personas que tienen una necesidad especial de protección internacional, igualmente, instaron a que se respete la unidad familiar.

Por último los obispos centroamericanos pidieron a los gobiernos a desarrollar políticas que efectivamente brinden oportunidades de superación a todos, principalmente de estudio para los jóvenes y trabajo para los adultos; para que no se vean obligados a dejar su propio país, poniendo en tan alto riesgo sus vidas.