OIM relata el drama de 7 mil 500 hondureños en caravana migrante

0
676

Tegucigalpa – La Organización Mundial para la Migraciones (OIM), describió en un informe, el drama que viven unos 7 mil 500 migrantes hondureños que conforman la caravana migratoria que busca llegar de manera irregular a Estados Unidos (EEUU).

En ese sentido, la plataforma denominada Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM, por sus siglas en inglés) de la OIM, ha divulgado un documento en el que indica que ha venido monitoreando para informar sobre la situación, del masivo movimiento migratorio.

Las convocatorias para integrar las caravanas en Honduras, -dice la OIM-, se realizan por medio de redes sociales, dicha convocatoria, circuló desde diciembre de 2020, en la que indicaba que el punto de partida sería desde San Pedro Sula el 15 de enero.

La concentración de migrantes comenzó el 13 de enero en la terminal de buses de San Pedro Sula, donde unas 500 personas salieron hacia la frontera terrestre Corinto. Un día después en el mismo lugar, otros mil 600 hondureños se concentraron con el mismo objetivo de migrar.

La OIM, señala que la caravana migrante, se fortaleció a medida iba avanzando en su objetivo de llegar al norte; pues estimó que unas 3 mil 500 personas salieron de San Pedro Sula, pero que las cifras de hondureños que la integraron ascendió a 7 mil 500.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración de Honduras (INM), entre el 15 y 18 de enero las autoridades migratorias registraron el retorno de 555 personas que habrían sido parte de la caravana: 366 adultos, 189 niños, niñas y adolescentes (NNA) acompañados y 14 NNA no acompañados.

El 41% de estos retornos se registraron en la frontera terrestre Agua Caliente, 36% en la frontera terrestre El Florido y el 23% en la frontera terrestre Corinto.

Según el Informe de la Caravana Migratoria elaborado por el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), al 17 de enero, 909 personas fueron retornadas a su país de origen.

El informe detalla que el 15 de enero, unas 3 mil 500 personas, participantes de las caravana, ingresaron a suelo guatemalteco y el 16 otras 4 mil, por los puntos fronterizos de Corinto, Florido y Agua Caliente.

Asimismo, relata que posteriormente, el tránsito de las personas migrantes es interrumpido por cuerpos de seguridad guatemaltecos y se da un altercado con las personas migrantes.

Previamente, el gobierno guatemalteco había decretado, estado de prevención por 15 días desde el 11 de enero en: Izabal, Zacapa, Chiquimula, Jutiapa, El Progreso, Petén y Santa Rosa.

Posterior al encuentro, la caravana cruzó el punto de control y siguió su tránsito migratorio; luego de que un grupo de aproximadamente 3 mil 500 personas migrantes cruzara un punto de control policial en Chiquimula, Guatemala.  

En ese contexto, el 16 de enero, autoridades de ese país reforzaron el punto de control con oficiales de cuerpos de seguridad.

Alrededor de 5 mil personas migrantes han permanecieron en el lugar durante todo el día 17 de enero, al no haber podido continuar su trayecto, como consecuencia de las medidas tomadas por las autoridades, que incluyeron el uso de la fuerza.

Ante ese duro escenario las autoridades migratorias de Guatemala, pusieron a disposición el transporte gratuito para que las personas que quisieran regresar mediante la vía terrestre, lo hicieran de manera segura, pero según reportes de la OIM, apenas 10 personas hicieron uso de ese transporte para regresar a Honduras.

Autoridades militares bloquearon el paso en el kilómetro 177, CA-11, Aldea Vado Hondo, Chiquimula y por ese masivo bloqueo, muchos integrantes de la caravana decidieron regresar, según la OIM.

En la zona había personal de la Procuraduría de Derechos Humanos, la Policía Nacional Civil y El Ejército, quienes mantuvieron constantes diálogos con líderes de la caravana migratoria, atrás de ellos otros integrantes levantan banderas blancas y piden les dejen pasar.

Luego se abre paso al tráfico vehicular pesado. La situación se pone tensa entre las personas migrantes y el cuerpo de seguridad pública, donde la caravana se obligada a retroceder hacia dirección a Frontera El Florido.