¿Por qué desaparecieron y dónde están?

0
83

Tegucigalpa – Alberth Centeno, Milton Martínez, Suami Aparicio, Gerardo Róchez, Junior Juárez, Enoc Pérez, Martha Fabiola Matute y Angie Samanta Peña, los ocho hondureños que desaparecieron en diferentes escenarios y desde ese momento, no se volvió a saber más de ellos, y sus familias como la población aún desconocen ¿Por qué desaparecieron y dónde están?

Los cinco primeros fueron sacados de sus hogares en julio del 2020 por supuestos militares en la comunidad garífuna de Triunfo de la Cruz, en Tela, Atlántida; el caso de Enoc, fue un atropello mucho más violento, el hecho se dio en 2019 cuando el menor vacacionaba en casa de sus abuelos, cuando hombres armados, abrieron fuego para raptarlo. Ahí falleció su abuelo y un tío del menor.

Martha Matute, una joven madre de 31 años, paseaba en una moto acuática junto a su novio en la isla de Roatán, Islas de la Bahía, siempre en el Caribe del país, cuando a eso de las 5:00 de la tarde desapareció, todo sucedió en 2017, pero el caso ha vuelto a ser un tema de interés debido a que en esas mismas circunstancias y en ese lugar desapareció Angie Peña (22).

Alberth Centeno, Milton Martínez, Suami Aparicio, Gerardo Róchez y Junior Juárez son cinco garífunas de la comunidad del Triunfo de la Cruz que fueron sacados de sus viviendas y secuestrados por hombres armados.

De Matute, madre de cuatro hijos nunca más se supo nada; lo mismo está pasando con el caso de Angie Peña, quien desapareció el pasado 2 de enero de este año, cuando ella paseaba por la turística playa en una moto acuática. El suceso está lleno de misterios porque pese a las constantes búsquedas en alta mar, no se tiene ni el más mínimo rastro de ella.

Ninguno de los cuatro casos han concluido y aunque muy pocos detalles se tienen de ellos, las investigaciones siguen activas, esto, pese a que han pasado incluso años desde que se dieron los hechos,  las autoridades no terminan un caso, cuando otro suceso de esta naturaleza entra en la larga lista de acontecimientos por resolver para la Policía Nacional.

La mayoría de los hechos de tal característica, no se resuelven y los que logran esclarecerse, terminan en fatalidades para las familias de las víctimas, como ocurrió en 2014 cuando la Miss Honduras, María José y su hermana Sofía Trinidad Alvarado, desaparecieron por más de una semana y fueron encontradas sin vida en la aldea Cabrotales, La Arada, Santa Bárbara.

Ellas asistieron a  una fiesta, fueron invitadas por Plutarco Ruiz, novio de Sofía Trinidad, donde un ataque de celos lo llevó a asesinarlas y enterrarlas en una fosa clandestina. María José, de 19 años, representaría a Honduras en Mis Mundo, tras ser electa reina el 26 de abril del 2014, a menos de un mes de participar en el evento de belleza más importante del planeta.

Según el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sobre la situación en esta materia en Honduras al 2019, el Estado del país centroamericano mencionó que desde 2012, registró 499 casos de desaparecidos, de los cuales se han identificado más de 36 fallecidos y 46 con vida.

Angie Peña: 13 días de búsquedas sin respuestas

Walter Peña, padre de Angie Samanta Peña (22), desaparecida el pasado 1 de enero en Roatán, aún alberga la esperanza de que su hija se encuentre con vida e instó a las autoridades a realizar la búsqueda en tierra firme, porque al no encontrarla en espacio marítimo, viene a descartar las hipótesis que ella ha sufrido un accidente acuático.

La versión del señor Peña, son contrarias a las expuestas reiteradamente por autoridades de la Dirección Policial de Investigación, quienes recientemente aseguraron que las investigaciones concluyen que la joven sufrió un accidente en la moto acuática que conducía, sostiene que informe preliminares en poder del Ministerio Público.

Sin embargo, tras 12 días de búsqueda en el espacio marítimo hondureño, guatemalteco y beliceño, no se ha encontrado rastro alguno de la jet sky, tampoco de Angie Samanta. Pese a ellos las autoridades no descartan nuevas hipótesis, pero sostienen que se trata de un accidente.

La joven Angie Samanta Peña desapareció mientras realizaba actividad con una jet ski en Roatán el pasado 1 de enero.

“Mi esposa está allá -Roatán- y no le han notificado nada, si mi hija se encuentra en la isla de Roatán”, respondió don Walter a la consulta ¿si tenía conocimiento que Angie Samanta, está siendo buscada en tierra  firme? “no hay una búsqueda exhaustiva así como se hizo en el mar”.

Considera que existe apatía de parte de las autoridades respecto al caso de su hija y los resultados que se puedan obtener, esto pese a que se realiza un peritaje a un chaleco y una llave encontrados en espacio marítimo de Belice, que aparentemente podrían pertenecer a Angie Peña.

 “Yo siento que mi hija está con vida, además que ella está raptada porque no hay indicios que ella haya tenido un accidente el mar, por eso llamo  las autoridades para que hagan un barrido (una búsqueda) en tierra porque en el mar no está”, agregó Peña.

Otro desaparecimiento en Roatán

Waleska, hermana de Martha Matute, conversó ampliamente con Proceso Digital, dijo que el objetivo de traer nuevamente el tema a la palestra pública, es para hacer un nuevo intento por conocer el paradero de su familiar y para sentar un precedente de la situación recurrente en la caribeña Roatán, “tenemos la esperanza de encontrarla con vida”, externó.

Martha Fabiola Matute fue otra mujer que desapareció en 2017 en Roatán

Su hermana estaba en Roatán por motivos de trabajo, tuvo que dejar la universidad para laborar y buscar el pan de cada día de su familia, la acompañaba su pareja de nacionalidad guatemalteca, –Félix Adalberto- en ese momento, de quien nunca se supo nada nada, se procedió a hacer la denuncia, pero el caso nunca fue culminado, relato.

El 14 de agosto de 2017 a la 5:30 de la tarde fue la última vez que los vieron, desde entonces nos quedamos con la esperanza de volverla a ver, pero nunca nos dieron respuesta, pese a la intervención de varios cuerpos de seguridad del Estado. “Mi mamá –Fanny Bardales-, se quedó con los cuatro hijos de ella”, apuntó.

Investigaciones detenidas

El caso es muy raro porque ni las autoridades de Guatemala, dieron respuesta alguna sobre la desaparición, el caso pasó a manos de Interpol, pero igual la investigación está paralizada, porque más de cuatro años pasaron y de Martha no se sabe nada, lo único que nos queda ahora son los medios de comunicación, porque la esperanza en las autoridades se limitaron.

Un mes después, se encontró la moto acuática –recuerda Waleska- además unos cuerpos en estado de descomposición, en su momento se dijo que eran ellos, pero no se pudo comprobar que eran ellos, hasta ahora no puedo asegurar que ella está muerta, hasta que veamos un cuerpo tampoco podría afirmar que está con vida, aunque eso es lo que esperamos todos.

Consecuentemente relató: esa es la pregunta que tenemos para DPI ¿Dónde está ella y porque la raptaron? Cuatro años pasaron y el caso está olvidado. Nos seguimos preguntando ¿Qué hay detrás de todo esto? Y hay que agregar que personas se quisieron aprovechar de la situación, dando información falsa a cambio de dinero “estuvimos a punto de ser estafados”, señaló. 

Las investigaciones de la DPI

El titular de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), Rommel Martínez, defendió que los temas que involucran como víctimas a las mujeres, menores y sectores vulnerables son priorizados por ese cuerpo especializado, especialmente en los últimos años donde ha habido una fuerte reducción en la impunidad.

El titular de la DPI, Rommel Martínez.

El alto oficial confesó que están a la espera de los diferentes estudios y dictámenes que emita Medicina Forense, respecto a los hallazgos que se obtuvieron en Belice (se refiere a un chaleco,  un cordón de las llaves de la Jet Ski y objetos decomisados a la empresa rentadora del vehículo acuático).

“Son casos complejos que llevan una dinámica y hay que esperar los dictámenes forenses. Nosotros estamos apoyando a la familia en cualquier sospecha que ellos tengan, tenemos la esperanza de obtener resultados positivos”, esbozó.

El comisionado Martínez defendió que en el caso de Enoc Pérez no está en la impunidad porque los responsables guardan prisión y detalló que en este expediente específico hubo una gran cantidad de víctimas. Se trató de tres personas, cuyos cuerpos se encontraron y los responsables fueron detenidos tras ser acusados por asesinato y robo.

Otros casos en investigación

En tanto, la cuarta persona es el menor Enoc Pérez, quien se ha buscado incansablemente, pero eso no quiere decir que las diligencias están cerradas.

El menor Enoc Misael Pérez Chinchilla fue raptado el 2 de diciembre de 2019 en el municipio de Tela procedente de España.

Evitó comparar las diligencias investigativas en uno y otro caso, porque -a su criterio- cada uno tiene sus complejidades. Insistió que el caso del menor no está cerrado y las diligencias siguen su curso.

“Hemos hecho no menos de 20 ejercicios de búsqueda en zonas montañosas, en ciudades de menor calado y las principales, sitios pantanosos; asimismo se han notificado las respectivas alertas a Interpol y la Unidad Antisecuestros, pero lastimosamente no hemos podido encontrarlo”, explicó.

El crimen se instaló en el Caribe de Honduras

Mientras no hayan conclusiones este será un fenómeno que irá creciendo cada año, porque se evidencia que el poderío del crimen organizado, además no se descarta que instituciones estatales estén inmiscuidas, pues cuando no se investiga apropiadamente y se deja pasar el tiempo, las dudas en la institucionalidad se mantienen vivas, dijo Migdonia Ayestas.

La directora del Observatorio de la Violencia de la UNAH, Migdonia Ayestas.

La criminóloga, directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), cree que casos como los antes mencionados, generalmente tiene un final catastrófico y fatal. Por ende aunque se escuche duro, las esperanzas para que haya una resolución satisfactoria son muy limitadas en la mayoría de los casos de esta naturaleza.  

Describió que casos como estos podría seguir pasando con frecuencia en el caribe hondureño, porque es la zona predilecta de la criminalidad organizada, redes de trata de personas y el narcotráfico para operar,  ante ellos hay que decir que carecen de expertos para hacerse cargo de estos casos, los hechos hablan por sí solos, no hay resultados contundentes.

A juicio de la experta, es importante que se fortalezcan las capacidades de los cuerpos de investigación, porque es un hecho que más del 60% de las muertes violentas tienen que ver con redes criminales y organizadas, la situación es preocupante porque no se ha logrado identificarlas ni ponerlos a la orden de los tribunales de justicia.

Ayestas, considera que si esto no ocurre de parte de la autoridad, seguiremos viendo más control del territorio a cargo de los grupos criminales. Debe haber contundencia y eso es lo que más hace falta de la investigación en Honduras. JP