Prelados de la frontera sur exhortan a Biden a concretar reforma migratoria

0
2504
El presidente de EEUU Joe Biden. EFE/EPA/Doug Mills / POOL/Archivo

Washington – Un arzobispo y cuatro obispos católicos se unieron este jueves a una invitación clerical y laica al presidente Joe Biden, él mismo católico, para avanzar en una «senda de justicia y reconciliación» y concretar una reforma de la política migratoria de Estados Unidos.

«Le invitamos a que se una a nosotros en un proceso de compromiso profundo con aquellos a quienes servimos en la frontera de Estados Unidos con México, y con las comunidades en los países de donde ellos provienen», señaló la carta que lleva la firma del arzobispo de Santa Fe (Nuevo México), John Wester.

Otros firmantes son los obispos Robert McElroys, de San Diego (California); Mark Seitz, de El Paso (Texas), Edward Weisenburger, de Tucson (Arizona), y Ricardo Ramírez, de Las Cruces (Arizona).

«Nuestros corazones están apenados y estamos conmovidos por la violencia del último mes en la capital de nuestro país», señala la carta en referencia a la asonada contra el Congreso del 6 de enero, cuando simpatizantes del entonces presidente Donald Trump intentaron impedir la certificación del resultado de las elecciones de 2020.

«El divisionismo político ha continuado por largo tiempo sin contención, sin el ancla del amor al prójimo y tolerado y permitido por el silencio de quienes tenían la responsabilidad de levantar su voz. En nuestra labor en la frontera hemos visto marchitarse de la misma forma la preocupación mutua, la desaparición de la compasión y el crecimiento del espíritu de indiferencia por décadas», añade.

Los firmantes, que incluyen activistas en grupos de asistencia a inmigrantes y refugiados, y miembros de órdenes religiosas, señalaron que les inspira el «liderazgo de Biden en la denuncia de los extremistas de supremacía blanca», y que les dan esperanza «sus propuestas audaces en materia de inmigración».

«Debemos iniciar urgentemente un nuevo proceso de compromiso mutuo que nos permita redescubrir como hermanos y hermanas a aquellos cuyos sueños han sido destrozados por una política migratoria en bancarrota. Debemos aprender a ver como ciudadanos de un hogar común a aquellos en México y América Central que imaginan un futuro donde a sus niños se les ofrezca seguridad y esperanza», agrega.