Relajamiento + variante + pausa en segunda dosis = colapso sanitario

0
227

Tegucigalpa – El relajamiento entre la población hondureña, más la existencia de una nueva variante del SARS-CoV-2 yla pausa en la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19 como estrategia gubernamental para aumentar la efectividad del medicamento, es la fórmula que llevará al colapso hospitalario en Honduras.

-Adicionalmente el cierre de decenas de triajes, acentúa la crisis sanitaria que según expertos a corto plazo derivará en un inminente colapso hospitalario.

-La posibilidad de la circulación de más de una variante también preocupa a los médicos quienes no cuentan con la logística técnica para identificar nuevas cepas del coronavirus en Honduras.

“Si no logramos tener dos dosis de vacunas y con la posibilidad que tengamos ya la variante Delta, lo que podemos esperar es más contagios y colapso de hospitales y triajes”, expresó la exministra de Salud, Elsa Palou.

La también epidemióloga reflexionó que no toda la población que debería estar vacunada ya se vacunó y la que ya lo hizo solo cuenta con una dosis.

Cabe señalar que La Secretaría de Salud informó que aplicará la segunda dosis de la vacuna Sputnik V a partir del 19 de agosto a los sectores que recibieron la primera el 19 de mayo

De igual manera indicó que aplicará la segunda dosis de la vacuna antiCovid de otras farmacéuticas tres meses después que el ciudadano haya recibido la primera.

La institución emitió un comunicado detallando que los grupos que recibieron su primera dosis de AstraZeneca el 6 de mayo, recibirán la segunda hasta el 6 de agosto.

“Solo contar con una dosis más el relajamiento de la sociedad, hacen que aumente el número de casos, al haber más casos va a haber más personas que se compliquen y por tanto se va a volver insuficiente la capacidad de triajes y hospitales”, zanjó la también miembro del Grupo de Investigación de Enfermedades Virales en Honduras.

Ocupación hospitalaria

De acuerdo a datos de la Secretaría de Salud (Sesal) hasta este día la ocupación en la red de hospitales públicos en Honduras es del 61 %.

En su boletín sobre la ocupación hospitalaria la Sesal señala que en salas generales la ocupación es de 59 % con 833 camas ocupadas de mil 403 disponibles.

Entretanto, en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de la red de hospitales públicos del país es de 87 % con 59 camas ocupadas de 68 disponibles, es decir solo se cuentan este miércoles con 9 camas disponibles.

UCI desbordadas

El boletín informativo señala que la UCI del Instituto Nacional Cardiopulmonar (INCP), más conocido como Hospital del Tórax, se encuentra al 100 % de su capacidad con seis camas ocupadas de seis disponibles.

En igual porcentaje de ocupación se encuentra la UCI del Hospital Pediátrico de Especialidades María con cinco camas ocupadas de cinco disponibles.

Para este día la UCI con sobrepoblación de pacientes es la del Hospital Escuela de Tegucigalpa, la cual trabaja al 188 % de su capacidad con 15 pacientes de ocho que puede atender.

Entre tanto, la UCI del Hospital Mario Catarino Rivas de la ciudad de San Pedro Sula se encuentra al 67 % de su capacidad, con ocho pacientes de 12 que se pueden atender en esta sala, subraya el informe oficial.

De momento solo cuentan con un solo cupo la UCI del Hospital General San Felipe que se encuentran al 80 %, según el informe oficial.

Colapso en centros de vacunación

Entre tanto, los centros destinados para la vacunación en Tegucigalpa ya reportan colapsos con mayor demanda que oferta, es decir con mayor número de solicitantes y menor número de vacunas contra la COVID-19.

Desde tempranas horas de la mañana se observó largas filas de personas que buscan inocularse con la vacuna de Pfizer que es la que está utilizando la Secretaría de Salud en esta quinta jornada.

Pese a los llamados que hicieron las autoridades el martes que a partir de hoy la vacunación por autoservicio sería por medio de citas, las filas de automóviles es incalculable en los tres centros establecidos.

Según la calendarización este día les corresponde el turno a personas que comprenden las edades de 50 a 52 años.