Se dispara llegada de menores a México en primer trimestre de 2021

0
118
UNICEF México. Hay muchos niños entre los migrantes centroamericanos que caminan hacia Estados Unidos. Esta foto fue tomada en Tapachulas, Chipas, México.

Tegucigalpa – La llegada de menores migrantes, la mayoría si la compañía de un adulto, a México se ha disparado en los primeros tres meses del 2021.

– Honduras busca reunificar a 640 menores que se encuentran en albergues en Estados Unidos, según cifras oficiales.

– EEUU, México y Guatemala han deportado mil 45 menores hondureños en 2021.

Así lo alertó Henrietta Fore, directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) durante una sesión informativa sobre la situación humanitaria en El Salvador, Guatemala y Honduras.

La presencia de niños migrantes en México desde el inicio del año 2021 ha pasado de 380 a casi 3 mil 500 en tres meses, un incremento nueve veces superior al número promedio.

“Estos niños llegan después de peligrosos viajes de hasta dos meses, solos, agotados y con miedo. A cada paso corren el riesgo de ser víctimas de la violencia y la explotación, del reclutamiento por parte de las bandas y de la trata, que se ha triplicado en los últimos 15 años”, esgrimió la representante del organismo internacional.

Es oportuno mencionar que México se ha convertido en un país de origen, tránsito y retorno para estos niños, niñas y adolescentes migrantes que provienen en su mayoría de Honduras, Guatemala y El Salvador.

“La comunidad mundial no puede hacer la vista gorda. Tampoco podemos esperar a que desaparezcan las causas fundamentales de la migración. Los niños necesitan nuestro apoyo ahora, tanto dentro de estos países como a través de las fronteras”, apostilló Fore.

 La llegada de menores a la frontera norte de México ha provocado que los centros de detención y albergues funcionen al máximo de sus capacidades tanto en el país azteca como en Estados Unidos.

En ese sentido, Honduras busca reunificar a 640 menores que se encuentran en albergues en Estados Unidos con sus familiares, caso contrario serán retornados al país, confirmó el martes, la viceministra de Relaciones Exteriores para Asuntos Migratorios, Nelly Jerez.

La vicecanciller y el embajador alterno permanente de Honduras en Washington, Rafael Sierra, realizan una gira de supervisión consular que sirve para eficientar los servicios que brinda Honduras en ese país a los connacionales.

En Houston, Texas, visitaron albergues donde lograron identificar a 135 niñas hondureñas, algunas de ellas ya están en proceso de reunificación.

Mientras tanto, en Dallas, Texas, se visitó el centro de convenciones instalado por las autoridades estadounidense para brindar atención a los menores, donde se identificó a 505 menores varones.

“Estuvimos con ellos platicando, algunos ya iniciaron el proceso de reunificación, la gran mayoría no tiene iniciado dicho proceso, por lo que procederemos a buscar a sus familiares”, indicó Jerez.

La crisis en la frontera sur de Estados Unidos a causa de la llegada de miles de menores inmigrantes sin la compañía de un adulto, es una herencia que pesa en la agenda de gobierno de los primeros 100 días de Joe Biden como presidente.

En una reciente entrevista con Proceso Digital el sociólogo Ricardo Puerta concluyó que la llegada de menores a la frontera entre EEUU y México es una herencia de gobiernos pasados como el de Barcak Obama y Donald Trump.

Al respecto señaló que “es una herencia que Biden cualitativamente conoce, pero cuantitativamente desconoce su magnitud”.

El experto en temas migratorios concluyó que será necesaria una agenda bipartidista para una solución a la llegada de menores migrantes.

Es oportuno mencionar que las autoridades migratorias de EEUU, México y Guatemala han deportado en 2021 al menos mil 45 niños y adolescentes hondureños, muchos de ellos no acompañados, según cifras de la Cancillería hondureña.

Organismos de derechos humanos coinciden en que los menores que cada año intentan llegar a EEUU lo hacen con la idea de reencontrarse con familiares y por la violencia que sufre el país centroamericano.