Suspensión de “tercer país seguro” busca generar una migración regular ordenada

0
1415

Tegucigalpa– El Gobierno de Estados Unidos suspendió el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) con El Salvador, Guatemala y Honduras firmado por la Administración del expresidente Donald Trump, que permitía deportar migrantes de estos países, informó el secretario de Estado, Antony Blinken, por lo que según expertos la decisión busca generar una migración regular ordenada.

-Suspensión de acuerdo habrá una migración regular más ordenada, sostiene el analista migratorio Ricardo Puerta.

-Con suspensión de acuerdo se busca un enfoque real a la migración del Triángulo Norte, según excanciller.

De esta forma, dijo Blinken en un comunicado, el Gobierno de EE.UU. da los «primeros pasos concretos» para lograr una mayor «asociación y colaboración» en la región trazada por el presidente Joe Biden, que desde que llegó a la Casa Blanca está desmantelando la política migratoria de su predecesor.

«De acuerdo con la visión del Presidente, hemos notificado a los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras que Estados Unidos está tomando esta acción a medida que comienzan los esfuerzos para establecer un enfoque cooperativo y mutuamente respetuoso para gestionar la migración en la región», dijo Blinken.

El Gobierno de Guatemala ya había informado el pasado viernes de que Estados Unidos había puesto fin al denominado acuerdo de «tercer país seguro», firmado en julio de 2019 por el gobierno Trump y el presidente local en aquel momento, Jimmy Morales (2016-2020).

Las transferencias bajo el convenio entre EE.UU. y Guatemala estaban suspendidas desde mediados de marzo de 2020 debido a la pandemia de la covid-19, y los acuerdos con El Salvador y Honduras nunca se implementaron, explicó el Departamento de Estado.

«Para ser claros, estas acciones no significan que la frontera de Estados Unidos esté abierta», dijo Blinken, que, indicó que el actual Gobierno de EE.UU. cree que hay «formas más adecuadas de trabajar» con estos países para «gestionar» la migración en toda la región que la desarrollada por el equipo de Trump, que hizo de la dura política migratoria una de sus principales señas de identidad.

En una orden ejecutiva firmada esta semana, Biden apostó por abordar las causas de la migración, gestionar la migración en la región y «proporcionar un procesamiento seguro y ordenado» de los solicitantes de asilo en la frontera, señala el comunicado.

Hasta febrero de 2020, según datos oficiales de Guatemala, aproximadamente 700 migrantes hondureños y salvadoreños fueron deportados desde Estados Unidos a Guatemala bajo el marco del ACA.

El acuerdo fue rubricado originalmente el 26 de julio de 2019 y convirtió a Guatemala en «tercer país seguro», una figura mediante la cual EE.UU. estaba autorizado para enviar migrantes salvadoreños y hondureños deportados a su territorio.

Estados Unidos tiene entre sus planes ayudar al llamado Triángulo Norte de Centroamérica con el objetivo de promover las oportunidades y la prosperidad para las personas y las comunidades en toda la región.

60 mil solicitantes de asilo en México

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló un día después de su primera conversación telefónica con Biden desde que este último llegó al poder que EE.UU. se comprometió a destinar 4 mil millones de dólares para impulsar el desarrollo de Honduras, El Salvador y Guatemala y frenar así la migración forzada.

En los últimos meses se ha registrado un notable aumento de la llegada de inmigrantes indocumentados a la frontera de EE.UU. con México y los republicanos apuntan que esa tendencia se mantendrá ahora que Biden llegó a la Casa Blanca y ha comenzado a desenredar la maraña de medidas migratorias de Trump.

El líder demócrata suspendió la construcción del muro fronterizo con México, ordenó crear un grupo de trabajo para reunificar a los menores que fueron separados de sus padres tras cruzar la frontera y dio instrucciones para revisar el programa Protocolos de Protección a Migrantes, también conocido como «Quédate en México», por el cual  más de 60.000 solicitantes de asilo fueron devueltos a ese país para esperar por su proceso.

Una migración ordenada

El analista en temas migratorios, Ricardo Puerta, detalló a Proceso Digital que la suspensión del acuerdo de tercer país para el Triángulo Norte  firmado con el expresidente Donald Trump y que el presidente Biden desde su campaña dijo que iba abolir las decisiones antiinmigrantes de su antecesor se convierten en una especie de invitación abierta a muchas personas en una interpretación errada.

Explicó que la administración de Biden va a eliminar todos los acuerdos firmados por su antecesor pero no será de inmediato, tampoco en los primeros 100 días logrará que la frontera sea abierta porque será una imagen negativa para su gobierno.

Aseguró que lo que si va a suceder es una migración regular ordenada y legal, “pero desgraciadamente mucha gente no interpreta esto de una forma correcta”.

Indicó que migrar es un derecho, pero migrar en caravanas no es un derecho menos en una pandemia que requiere una regulación sanitaria.

Sostuvo que el presidente Biden va a proteger de forma inmediata a todos los migrantes que estaban en Estados Unidos desde el 1 de enero de 2021.

“Pero por las causas de los ciclones que pasaron por Honduras y que mucha gente ha decidido irse pensando que por la nueva administración lo van a favorecer con un TPS eso no es verdad”, apuntó.

Se busca un enfoque real a la migración

Con la suspensión del acuerdo de “tercer país seguro” entre Estados Unidos y el Triángulo Norte, se buscará un enfoque real de la migración en estos países, refirió el excanciller Guillermo Pérez Cadalso.

Agregó que el enfoque de la administración de Biden será integral para valorar las causas reales de la migración de estos países, respetar los convenios internacionales y un acuerdo económico de cuatro mil millones de dólares en sus cuatro años de gobierno.

“Buscaran crear las mejores decisiones y atacar la falta de oportunidades que existen en la región que impulsan la migración para que estas personas se queden en el país y poder realizar una migración más ordenadas”, expuso el también expresidente de la Corte Centroamericana de Justicia.

 Honduras regresa a un estatus de respeto a los convenios integrales, derecho de los migrantes y humanos, pero sin significar que el estado soberano (Estados Unidos), vea cómo ordenar el ingreso de los migrantes de una forma más flexible, concluyó.

Ingreso  a EEUU será más controlado

Por su parte, el analista nacional Rolando Sierra dijo que la medida del presidente Joe Biden busca controlar el ingreso de migrantes a Estados Unidos.

Agregó que lo que significa que los migrantes que utilizan Honduras como paso cómo son los africanos, sudamericanos, asiáticos, caribeños ya el país no servirá de tercer país seguro al momento de solicitar asilo y que eso los obligaba a quedarse en este país a esperar la resolución.

Recordó que se firmaron cuatro acuerdos, pero solo uno el de tercer país fue el que se suspendió por lo que la seguridad y control que deben de ejercer estos países permanece activo.

Hay que ver si en el transcurso de las semanas también se revierten estos acuerdos aunque creo que quedarán activos.

Deportaciones

Señaló que las deportaciones van a continuar ya que la mayoría de hondureños retornados son de México.

Las deportaciones desde EEUU también continuarán con hondureños que no cumplan con los requisitos que pide ese país, advirtió.

“Esperemos que las deportaciones disminuyan al igual que las redadas”, sostuvo.

Caravanas

En cuanto a las caravanas, dijo que la medida abre expectativas y posibilidades para que los hondureños emigren hacia Estados Unidos.

Sin embargo, la gente lo hará en pequeños grupos o de forma individual que es la forma más común para los hondureños que buscan salir del país en busca de mejores horizontes, indicó.

Recordó que según el último estudio dado a conocer por la empresa privada en esta semana el 61 % de los millennials aseguran que migrarán por la falta de condiciones en el país hacia EEUU o Europa.