Un vengativo Donald Trump quiere regresar a la Casa Blanca y Joe Biden le está dejando libre el camino

0
116

Un análisis de Alberto García Marrder-Especial  para “Proceso Digital». 

Normalmente en Estados Unidos, un presidente deja la Casa Blanca al terminar su mandato y comienza a escribir sus memorias y a pensar en la Biblioteca que llevará su nombre.

Y, sobre todo, mantener un discreto silencio, para no interferir en la presidencia del nuevo presidente.

El republicano Donald Trump (20 enero 2017-20 enero 2021), ha hecho todo lo contrario. Y está disfrutando con ignorar esa especie de conducta protocolaria.

En pocas palabras, Trump le está haciendo la vida imposible a su sucesor, el demócrata Joe Biden.

Joe Biden y Donald Trump. (Getty Images).

El expresidente Barak Obama no interfirió en los cuatro años de Trump, aunque sí hizo campaña, y muy fuerte, a favor de Biden en las elecciones del año pasado.

El problema de Trump es que no acepta, ni aceptará nunca, la victoria electoral de Biden y sigue insistiendo que le robaron las elecciones “por un fraude masivo”.

Ese supuesto fraude solo está en la imaginación de Trump. Y de los millones de simpatizantes “trumpistas” que se lo creen también y que están dispuestos a vengarse en las elecciones bianuales del Congreso en 2022 y en las presidenciales del 2024.

Trump no ha confirmado que se vaya a presentar a las elecciones del 2024, pero todo indica que podría hacerlo. Se ha quedado muy resentido por ser un presidente, como Jimmy Carter, de solo un mandato de cuatro años, (1977-1981).

Y lo peor, es que puede lograrlo, regresar victorioso a la Casa Blanca. Y venciendo en el 2024 a Biden, en caso que se presente a la reelección, cosa muy dudosa. O contra Kamala Harris, la actual vicepresidenta.

Esa sería la venganza completa y Trump quiere sacarse esa espinita de su cuerpo. Pero para llegar a eso, hay cinco  posibilidades o expectativas que pueden suceder o no, antes:

1-  Que Trump salga ileso de las investigaciones de la Fiscalía de Nueva York sobre unas supuestas falsedades tributarias, una vez que se hagan públicas sus declaraciones de impuestos de años anteriores. Lo que Trump ha venido impidiendo hasta ahora, pero sí tendrá que hacerlo por mandato judicial en su contra.

2-  Trump necesita que en las elecciones bianuales del año próximo los republicanos recuperen la mayoría parlamentaria en la Cámara de Representantes. Y que su discípulo, Kevin McCarthy, el actual líder de la minoría republicana se convierta en el nuevo “Speaker” (presidente), apartando a la actual, la demócrata y veterana Nancy Pelosi, ahora de 81 años de edad. Y si eso pasa, la agenda legislativa de Biden se viene abajo y los dos años que le restan en el poder serán un infierno.

3-  Que el gobierno de Biden-Harris siga dando tumbos, como lo está haciendo hasta ahora. El caso de la vergonzosa y caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán ha provocado una caída en picado de la popularidad de Biden y ha salpicado también a Harris. Actualmente, menos de un 40 por ciento apoyan a Biden según los sondeos recientes. No hay que olvidar que la decisión de retirarse de Afganistán, para mayo pasado, la tomó Trump.  Pero la desastrosa gestión de esa retirada es culpa de Biden.

4-  En Afganistán han quedado aún unos 100 o 200 civiles americanos que no pudieron ser repatriados a tiempo. Si algunos de estos son secuestrados por los talibanes afganos se podría repetir lo que pasó en Teherán en 1979 cuando los estudiantes radicales asaltaron la embajada de Estados Unidos y tuvieron retenidos a 52 diplomáticos y civiles americanos por 444 días. Ese secuestro y chantaje, incluyendo el estrepitoso fracaso de una operación de rescate, impidió la reelección de Carter.

Portadas de la revista TIME durante la crisis de los rehenes americanos en Teheran (Irán ), en 1979-80). En la segunda, el Ayatola Jomeini y el presidente Jimmy Carter.

5-  Que sigan teniendo éxito los gobernadores republicanos de varios estados sureños, en combinación con mayorías parlamentarias estatales, para cambiar las leyes electorales para dificultar el acceso a las urnas de las  minorías afroamericanas e hispanas. 

También hay que tener en cuenta las explosivas revelaciones de un libro, “Peril” del legendario periodista del “Escandalo Watergate”, Bob Woodward y de Robert Costa, del diario “The Washington Post”, que se pondrá a la venta este 21 de septiembre.

Portadas del libro «Peril» («Peligro»)  de Bob Woodward y Robert Costa. Y  «Rage» («Rabia»)  de Woodward, ambos «best sellers». y sobre la presidencia de Trump.

El libro revela que tras su derrota en las elecciones de noviembre pasado, Trump entró en un trance neurótico y estuvo a punto de provocar un ataque nuclear contra China o Irán, para justificar su continuada presencia en la Casa Blanca como presidente.

En pocas palabras, una excusa para no entregar el poder a Joe Biden el 20 de enero de 2021.

Y este es el Donald Trump que quiere volver a la Casa Blanca. Me temo que lo puede conseguir.