Un veterano deportado demanda al Gobierno para obtener la ciudadanía de EEUU

0
98
Imagen de archivo de un acto de naturalización en Estados Unidos. EFE/George Frey/Archivo

Los Ángeles – Un veterano que sirvió en el Cuerpo de Marines de los EE. UU. demandó al gobierno del presidente Joe Biden en Los Ángeles por no permitirle continuar su proceso de naturalización después de ser deportado, y presentar su entrevista de ciudadanía en un puerto fronterizo, informaron los abogados del migrante.

Abogados de Public Counsel y el bufete Milbank LLP presentaron una demanda este lunes contra el Gobierno federal en nombre de Héctor Ramiro Ocegueda-Rivera, de 53 años, un veterano deportado que no pudo asistir a su entrevista de naturalización en Los Ángeles porque el Gobierno no le permite ingresar al país, tras ser deportado.

La demanda argumenta que debido a que Ocegueda-Rivera era un infante de marina en servicio activo, que sirvió honorablemente durante un período designado de hostilidades, es elegible para convertirse en ciudadano estadounidense naturalizado bajo la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), por lo que se le debería permitirle asistir a su entrevista.

Helen Boyer, abogada de Public Counsel, dijo en un comunicado que el Gobierno de Estados Unidos “ha creado un lío burocrático” que hace imposible que Osegueda-Rivera y otros veteranos deportados completen el proceso de ciudadanía.

“Una rama del DHS (Departamento de Seguridad Nacional) invita a los veteranos deportados a (realizar) las entrevistas de naturalización y las otras ramas impiden que los veteranos deportados asistan a esas entrevistas. No tiene sentido”, lamentó la jurista.

El hispano, nacido en México, llegó a Estados Unidos cuando tenía 9 años, y sirvió en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos desde 1987 hasta 1991 y en las Reservas del Cuerpo de Marines desde 1991 hasta 1995, cuando se retiró con honores.

Desde 1992 se convirtió en residente permanente, un estatus que mantuvo hasta que fue deportado en el año 2000 por delitos menores.

La querella legal advierte que, a pesar de la deportación, el hispano tiene derecho a continuar con su proceso de ciudadanía por lo que presentó la solicitud a comienzos en 2019, aunque después de 27 meses no ha podido completar el proceso.

La demanda argumenta que “el problema, y la razón para presentar esta acción, es que los demandados (el Gobierno Biden) se han negado a permitir que el Ocegueda-Rivera asista a la entrevista de ciudadanía”.

Si bien el Gobierno ha programado dos entrevistas de ciudadanía para Ocegueda-Rivera en Los Ángeles, el mismo Gobierno se han negado a permitirle entrar a Estados Unidos para asistir a esas entrevistas, detalla la demanda.

“Esto ha dejado a Ocegueda-Rivera en una trampa injusta”, subraya la querella.

Los abogados aseguran que se ha propuesto una solución sencilla que consiste en realizar la entrevista de naturalización en un puerto de entrada, sin que el hispano ingrese formalmente al país, como se ha hecho en otros casos similares, pero se le ha negado esta oportunidad.

Este no es el único caso en el que los abogados han tenido que demandar al Gobierno para que se le conceda a un veterano una entrevista de naturalización en un puerto fronterizo, y la propia Public Counsel logró que el sargento retirado Roman Sabal obtuviera su ciudadanía en enero de este año tras una querella.

En febrero pasado, el Gobierno Biden había dicho que revisaría las deportaciones de los veteranos y sus familiares, una medida en concordancia con las prioridades de deportación establecidas por el DHS, aunque Ocegueda-Rivera no ha notado ese cambio.