Una brutal golpiza reedita la violencia contra las mujeres en Honduras

0
167

Tegucigalpa (Proceso Digital / Por Isis Rubio)- Fue estremecedor. Las cámaras del circuito 911 captaron a un hombre golpeando repetidamente a su esposa en una calle de la colonia El Pedregal, hasta tirarla al suelo. No le bastó y quiso matarla. Sacó un puñal en su desenfrenado deseo por acabar con la vida de la mujer.

-En los primeros cinco meses de 2021 se reportan 45 mil 969 denuncias sobre violencia doméstica y maltrato familiar.

 Las heridas emocionales perduran a lo largo del tiempo por el impacto que generan en la vida de las personas, señala una psicóloga y experta en el tema.

El 60% de violencia contra la mujer es cometida por sus parejas, según el OV-UNAH.

El vídeo muestra cómo el hombre llega hasta donde está su pareja quien platica con otras mujeres y empieza a golpearla en reiteradas ocasiones, luego se va de la escena con el pecho henchido, según se refleja en el vídeo.

Vestido con una camiseta blanca y unos pantalones cortos, regresa donde está la mujer, pero portando un arma blanca (cuchillo), la toma del pelo vuelve a pegarle hasta botarla al suelo y la amenaza con el cuchillo, luego nuevamente se marcha.

La gente observa y no falta quien intente auxiliarla, posteriormente, llega un contingente de agentes policiales que logran detener al victimario.

La violencia contra las mujeres no cesa en Honduras, así lo demuestran las cifras del Sistema Nacional de Emergencias 911, las del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y de las organizaciones femeninas.

Tanto la violencia doméstica como psicológica presentan crecientes números de denuncias.

Cortés y Francisco Morazán

Los departamentos de Cortés y Francisco Morazán son los que registran el mayor número de denuncias por violencia doméstica, según datos proporcionados a Proceso Digital el Sistema Nacional de Emergencias (911).

Los datos del 1 de enero al 31 de mayo de este año muestran que el servicio de emergencias ha recibido 45 mil 969 denuncias de violencia doméstica y maltrato familiar.

En el mes de enero se registraron ocho mil 974 denuncias, en febrero ocho mil 395, en marzo nueve mil 588, en abril nueve mil 162 y en mayo nueve mil 850, siendo hasta el momento el mes con el mayor número de denuncias.

Cortés presenta el mayor número de denuncias con 10 mil 677, seguido de Francisco Morazán con ocho mil 720,  Yoro con tres mil 964, Copán reporta dos mil 556 y Atlántida con dos mil 337.

El sexto departamento que mayor número de denuncias registra es Comayagua con dos mil 273, Choluteca con dos mil 225, El Paraíso con dos mil 028, Olancho con mil 969 y Santa Bárbara con mil 917.

El departamento que se posiciona en el puesto número 11 es Lempira con mil 603, Colón con mil 420, Valle con mil 046, Ocotepeque con 879, Intibucá con 867 y La Paz con 830.

Mientras que el departamento de Islas de la Bahía registra 487 denuncias y el departamento de Gracias a Dios con 171 siendo el que menos denuncias reporta en estos primeros cinco meses del año.

(VER) Feministas exigen respuesta estatal tras ola de violencia

 Condenable

Merly Eguigure

La coordinadora del Movimiento Visitación Padilla, Merly Eguigure, dijo a Proceso digital que hechos como el que protagonizó un hombre golpeando fuertemente a su mujer en una colonia capitalina se debe de condenar y castigar con todo el peso de la ley.

“Es un hecho dramático, como golpea a su pareja y posteriormente se va y regresa con un arma blanca para intentar matar a su mujer”, señaló.

Agregó que afortunadamente en este caso la intervención fue oportuna, ella tuvo la suerte que a través del monitoreo de las cámaras se enviaran los agentes policiales y detuvieran al sujeto.

Indicó que ese debe de ser el comportamiento de las autoridades, de una forma inmediata, algo que no ocurre con regularidad.

Señaló que las denuncias al 911 solo es un indicador de la necesidad de las mujeres de tratar la problemática con agilidad, diligencia y responsabilidad.

 Penalizar la violencia doméstica  

Eguigure dijo  que la ola de violencia contra las mujeres se ha incrementado en tiempos de pandemia, prueba de ello son las casi 104 mil llamadas hechas al servicio de emergencia 911 por parte de mujeres en 2020 y las más de 45 mil que han pedido auxilio por ser víctimas de violencia, refirió la defensora de los derechos de la mujer.

En ese sentido, dijo que como organización piden penalizar la violencia doméstica, al tiempo que denunció que el “Congreso es cómplice” en este delito al no actuar y proteger a quienes agreden a las mujeres.

“El Congreso ha permitido que los abusadores de mujeres, así como los violadores vivan en mayor libertad en este país, este Congreso es cómplice de ese tipo de situaciones”, recriminó. El Parlamento hondureño aprobó en 2020 un nuevo Código Penal que trata con suavidad los delitos cometidos contra las mujeres.

Consideró que mientras la violencia doméstica no sea penalizada se continuará viendo actos de brutalidad en contra de las mujeres.

De igual manera, reprochó que las muertes violentas en Honduras solo sean números que se suman a una incontable lista.

(VER) Cada 30 horas muere una mujer de forma violenta en Honduras

60% de los casos son perpetrados por sus parejas

De acuerdo a datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, el 60 por ciento de los casos de violencia son perpetrados por las parejas sentimentales de las féminas.

Las cifras del Observatorio indican que 147 mujeres han perdido la vida de forma violenta durante el 2021 en Honduras.

Menores víctimas de violencia sexual

Las autoridades de Médicos Sin Fronteras informaron que mensualmente llegan alrededor de 13 niñas menores de 14 años, víctimas de violencia sexual, a los servicios que brindamos en Honduras.

Además, las menores de 18 años representan un tercio de las 135 mujeres embarazadas producto de una violación sexual.

Según MSF, miles de mujeres y niñas continúan sin acceso a la atención medica prioritaria, producto de la falta de un protocolo de atención integral a víctimas de violencia sexual, mismo que fue negado por las autoridades sanitarias el 30 de octubre de 2017.

Heridas emocionales perduran

Issis Romero

Proceso Digital consultó a la terapeuta familiar con orientación sexual, Issis Romero, quien dijo que muchas veces se subestima el impacto psicológico que produce ese tipo de violencia en una mujer porque no es fácil detectarla como ocurre con las huellas de la violencia física.

Romero detalló que las heridas emocionales perduran a lo largo del tiempo por el impacto que generan en la vida de las personas.

Trastornos

Explicó que los riesgos más frecuentes son la lesión a la autoestima de la persona que se ve expuesta a burlas, a la indiferencia, a palabras soeces y esto limita su desempeño normal y en su estado anímico pueden desarrollar varios trastornos emocionales como depresión, ansiedad y trastornos de pánico.

“Sabemos que una persona que ha estado siendo objeto de violencia psicológica puede recurrir y tener ideas suicidas porque cree que su vida no es lo suficientemente valiosa para salir adelante y afrontar una situación si no es de la mano de su agresor, por lo que consignan ideas suicidas, entonces el riesgo es bastante alto y limita la calidad de vida de estas personas”, manifestó.

Agregó que las mujeres que sufren de violencia psicológica también tienden a desarrollar “anhedonia” que es la imposibilidad de disfrutar la vida.

En ese sentido, dijo que en muchos casos las mujeres deben de someterse a tratamientos psicológicos para poder sanar su autoestima y que pueda lograr sus metas e independizarse del núcleo agresor.

Promover la denuncia y campañas

Romero hizo un llamado a promover la denuncia independientemente el tipo de violencia doméstica, “lo primordial es denunciar, no importa si la pena que establece la ley es irrisoria, porque parece que en vez de castigar al agresor lo están premiando, pero queda un precedente contra esa persona y la mujer toma más valor para defenderse”, argumentó.

En ese sentido, dijo que se deben de emprender campañas educativas a través de las escuelas, colegios, universidades, medios de comunicación, porque el problema es que hemos normalizado la violencia.

“Tenemos un problema cultural porque no se le da el mismo trato a una niña como un niño y enseñarle que a las mujeres se les debe de tratar bien y no agredir de ninguna forma, las mujeres tienen que poner un límite y poner un alto en todo lo que ve que puedan ser perjudicadas”, apuntó.

Sanciones

Lorena Cálix

Por su parte, la portavoz del Ministerio Público, Lorena Cálix, detalló a Proceso Digital que la violencia psicológica es toda aquella violencia que lleve a la víctima a menoscabar su autoestima y dignidad e instó a denunciarla.

“Hay muchos hombres que adolecen de psicopatologías y dicen, – bueno yo nunca le he puesto un dedo encima -, pero cuando se le hace un examen sicológico a la víctima, nos damos cuenta que sufre del síndrome de la violencia doméstica”, señaló.

Indicó que tras ser evaluadas las mujeres que son sometidas de ese flagelo sufren de trastornos en el sueño, baja autoestima, intentos de suicidio, mujeres que no dan un alto rendimiento en sus trabajos y todo es producto del abuso sicológico, en otros países se considera un delito, porque expertos en siquiatría señalan que mujeres que han sufrido violencia sicológica son víctimas de un daño irreparable en su alma y mente.

Explicó que cuando hay una denuncia dependiendo del caso que sea, puede ir acompañada de una detención judicial donde el sujeto se presenta ante un juez de Violencia Doméstica y terminan con una sanción contra el agresor o agresora que puede ser una prohibición de aproximación a la víctima, prohibición de comunicarse con la víctima o familiares cercanos o contacto telefónico o visual.

Asimismo, si las personas son casadas esta denuncia puede servir como causal de divorcio sin mayor problema.

En el nuevo Código Penal establece, apenas, una pena de seis meses a un año de cárcel cuando se traduce a maltrato familiar.

Violencia doméstica o Violencia contra la mujer 

Cálix explicó que la violencia doméstica no es un delito penal, la Ley contra la Violencia Doméstica sanciona las conductas que llevan violencia contra la mujer ya sea de parte del esposo, pareja, expareja o novios.

Dijo que la ley establece varios tipos de violencia doméstica entre ellas la violencia psicológica, física, patrimonial, sexual y económica.

En Honduras la violencia con mayor incidencia que se denuncia es la física y psicológica, pero en la medida que se ha ido educando a las mujeres han ido denunciando la violencia patrimonial, aseguró.

Violencia Intrafamiliar

Explicó que cuando se habla de Violencia Intrafamiliar es cuando ya hay una sentencia contra un agresor por violencia doméstica y este lo vuelve a cometer, entonces incurre en un delito penal, especialmente si la violencia que ha causado pone en riesgo la vida de una mujer.

La violencia intrafamiliar está tipificada en el Código Penal anterior con una pena de tres años de cárcel, pero en el nuevo Código Penal comprende de uno a cuatro años, con una multa de 100 a 300 días o prestación de servicio público por el mismo tiempo.

Agregó que se agrava en un tercio la pena cuando el maltrato se realiza concurriendo sobre una víctima vulnerable por su edad, una persona con discapacidad, utilizando armas o instrumentos peligrosos en el domicilio de la víctima, incumpliendo los mecanismos de protección aplicados en base a la legislación de violencia de género.

IR