Venezuela certifica los restos del médico que esperan beatificar en 2021

0
2296

Caracas – La Iglesia católica venezolana certificó este sábado los restos de José Gregorio Hernández, un médico fallecido en 1919, cuya beatificación ya fue autorizada por el papa Francisco y se espera que ocurra en el primer semestre de 2021.

«Se hizo el reconocimiento del venerable siervo de Dios, doctor José Gregorio Hernández (…) muerto en olor de santidad en la ciudad de Caracas el 29 de junio de 1919», dice el acta del llamado tribunal eclesiástico que certificó la identidad del galeno, conocido en el país como el «médico de los pobres».

La confirmación de las osamentas fue firmada por varios médicos que participaron en la exhumación, un proceso que inició el pasado lunes en otra ceremonia religiosa, justo el día en que se cumplían 156 años del nacimiento de Hernández.

Tanto el acta de certificación como la clavícula derecha del futuro beato serán resguardadas en la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, en el centro de Caracas, donde permanecen sus restos desde 1975, luego de una primera inhumación que lo sacó del capitalino Cementerio General del Sur.

«Querido José Gregorio Hernández, tú no eres una referencia del pasado sino una luz puesta en lo alto de un monte y sobre el candelero para que nos alumbre a todos los de casa», dijo el cardenal Baltazar Porras, quien encabezó la ceremonia.

Insistió en que la Iglesia católica venezolana seguirá preparándose para la beatificación de Hernández y para «más allá», al recordar que el médico es adorado como santo y se le atribuyen numerosos milagros en el país y en las naciones vecinas de Suramérica.

«El llamado de caminar con José Gregorio convoca a creyentes, practicantes, a los de las otras orillas (…) tenemos necesidades de encontrar caminos de reencuentros, que el dolor, los enfrentamientos, las diferencias, los conflictos, nos transformen», sostuvo Porras.

En el acto litúrgico, que se realizó a puerta cerrada, participaron un grupo de médicos y religiosos que en todo momento portaron mascarillas y en algunos casos guantes para evitar los contagios por covid-19, una pandemia que hasta ahora ha dejado 793 en el país.

La exhumación era, además de un requisito del Vaticano para la verificación de identidad, un proceso que acabará con la distribución de fragmentos de huesos, consideradas reliquias de primer nivel, a cada diócesis y arquidiócesis del país y otras a Roma.

Hernández, que murió atropellado en Caracas hace 101 años, se ganó su halo de santidad por su labor en pro de los más desfavorecidos y sus reivindicaciones para reclamar más atención de los Gobiernos hacia las regiones del interior de Venezuela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here