Víctor Cortés, el cura que logró 300 días de clases en escuela hondureña en pandemia

0
552

Tegucigalpa (Por Jorge Sierra) – Lo que parece incluso irrealizable aún en tiempos normales, el presbítero Víctor Manuel Cortés lo logró en la Escuela Mercedes Calderón de Santa Cruz de Yojoa, Cortés, donde el 2021 cerró con 300 días de clases en la modalidad presencial, aun con la pandemia de COVID-19.

– La vacunación y la infraestructura escolar no debe ser excusa para no abrir el sistema educativo lo más pronto posible, reflexionó el sacerdote.

– La escuela es una obra social inspirada en San Juan Bosco, dijo el religioso.

– Muchos migrantes benefactores envían juguetes y material educativo para los niños de la escuela, también están anuentes en colaborar en la construcción de las instalaciones.

Este ejemplar centro de enseñanza cumplió 100 días de clases el 3 de mayo, 200 días el 22 de agosto y 300 días el 22 de diciembre. Lo interesante es que se llegó a la meta con cero contagios de menores por COVID-19 y ya con la expectativa de iniciar de nuevo el 6 de enero de 2022.

Desde el 2015 este centro de educación recibe pergaminos por parte de la Secretaría de Educación por representar la innovación educativa.

La escuela es una obra social inspirada en San Juan Bosco, dijo el religioso.

La escuela funciona en un predio que se los ha prestado gratuitamente una maestra voluntaria, aunque recientemente la alcaldía les asignó un terreno de una manzana para que se construyan las instalaciones del centro de enseñanza.

Agradeció al rector de la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec), Marlon Brevé y a la académica Rosalpina Rodríguez, quienes los visitaron cuando cumplieron 250 días de clases y les donaron varias computadoras para los niños.

“El que ama a los niños busca cómo atenderlos o servirles, además ellos tienen el derecho a la educación y hay que cumplírselos, especialmente a los pobres”, comenzó diciendo el líder religioso, que conversó con Proceso Digital.

El pasado 22 de diciembre se cumplieron los 300 días de clases en la Escuela Mercedes Calderón.
En 2015 Marlon Escoto le otorgó un reconocimiento por su innovación tecnológica.

Con casi medio siglo en la labor de enseñar, el religioso desglosó que la mayor parte de los 60 niños que asisten a la Escuela Mercedes Calderón vienen de familias de escasos recursos que viven en la zona de Santa Cruz de Yojoa. Sus edades oscilan entre tres y 14 años, y cada año va aumentando un grado. Se atiende desde prebásica hasta noveno grado.

El presbítero Cortés es muy cercano al cardenal Óscar Andrés Rodríguez, de quien dijo ha jugado un papel determinante para que la Escuela Mercedes Calderón sea un centro referente en la educación pública. Es un fiel creyente que la educación cambia vidas y las transforma.

Expresó que “para nosotros fue clave la investigación de la Universidad de Colorado (EEUU), específicamente el doctor José Luis Jiménez, quien aclaró que el COVID no se transmitía por el piso ni por la superficie, sino que era mediante microgotas de las mucosas, y que se podía contrarrestar con la mascarilla, el distanciamiento y la bioseguridad”.

Fue así que luego de un pilotaje de tres meses en 2020 las clases siguieron posteriormente de forma normal y llegado el 2021 se decidió iniciar labores educativas presenciales el 6 de enero de lunes a sábado desde las 7:00 de la mañana hasta el mediodía.

(LEER) Directora regional de Unicef defiende el reinicio de escuelas en Honduras

El sacerdote Víctor Cortés, recordó que en enero de 2021, la directora para América Latina de Unicef, la hondureña Jean Gough, se pronunció a favor de explorar medidas para que se reabrieran las escuelas en Honduras, pese a los graves daños causados en 2020 por la COVID-19 y las tormentas Eta y Iota.

  • “Entonces nosotros dijimos: ‘estamos en el camino’, elaboramos el protocolo de bioseguridad, según los lineamientos que ordenó la Secretaría de Educación, y lo mandamos al alcalde, la directora municipal de salud y de educación, y asimismo al representante de Sinager en San Pedro Sula. De esa forma cumplimos y tomamos la decisión de iniciar las clases en forma presencial”, desglosó.

Reveló que las autoridades educativas se manifestaron en contra de la medida y le comunicaron al director departamental que las clases presenciales no debían continuar. “Fue así que pedí que me comunicaran la decisión por escrito para ir a Tegucigalpa a interponer un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Justicia por oponerse al derecho de la educación, pero eso nunca ocurrió y no fue necesario tomar esa acción por la vía judicial”, refirió.

Mencionó que estaba dispuesto incluso a ir a prisión por defender los derechos de los niños de mantener las aulas abiertas. Al final no pasó nada y las clases presenciales continuaron en esa zona del norteño departamento de Cortés.

Caviló que “la oportunidad para los pobres es la educación y a los niños no los podemos vetar de ese derecho”.

Reseñó que Nicaragua nunca cerró las escuelas aun con pandemia, al mismo tiempo Costa Rica las reabrió sin vacunar a los docentes y alumnos, y en esa misma vía se manifestaron Guatemala y El Salvador. Honduras es el único que a la fecha no reabre el sistema educativo en forma presencial.

Pidió al gobierno hacer valer su autoridad y demuestre su amor por la educación exigiendo a los docentes que retornen a las aulas de clases.

El entrevistado aseguró que en el área rural es más fácil que los centros de enseñanza operen porque la gente es más disciplinada y los niveles de COVID no son tan dramáticos, pero otra cosa es en el área urbana, donde tienen que haber controles más rigurosos.

El padre Cortés se decanta porque las aulas del sistema educativo se abran de forma urgente.

Una década con la obra educativa

El Cardenal Rodríguez ha impulsado fuertemente la ayuda para el centro Mercedes Calderón.

El presbítero hondureño recordó que hace 10 años comenzó con la obra en la Escuela Mercedes Calderón, la cual se compone de dos partes: educativa y productiva.

Desglosó que realizan seis olimpiadas durante el año lectivo: Español, Matemáticas, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales e Inglés.

Trabajan con cinco maestras voluntarias y la alcaldía de Santa Cruz de Yojoa les otorga un estipendio de 1 mil 500 lempiras mensuales. “No ha habido, ni hay partida del gobierno para financiar este centro. Todo lo que gastamos es gracias a hondureños que están en el extranjero y nos compran los tamales y nosotros se los damos a los niños como merienda escolar”, reveló.

“En el 2021 dimos otro paso, comenzamos a potenciar empresas cooperativas y fundamos la primera que se dedica a la producción de alimentos. Hacemos nacatamales, preparamos de mil a mil 500 nacatamales, pero ahora para Navidad elaboramos 4 mil nacatamales”, relató.

Reflexionó que los niños no son el futuro del país, “ellos representan el presente”, por eso se involucran en estas actividades productivas junto a sus padres.

El cura Cortés es oriundo de Tegucigalpa, tiene 10 hermanos y ellos decidieron donarle la vivienda que será usada como residencia estudiantil para jóvenes procedentes del interior del país que lleven estudios universitarios.

Espera que las nuevas autoridades gubernamentales volteen su mirada al sector educativo.

Planifican construir las instalaciones

Víctor Cortés reveló que están en el proceso de construcción de las instalaciones de la escuela en la manzana de terreno que donó la alcaldía municipal.

Agregó que también tienen una granja de animales -conejos, cerdos y aves-, además de cultivos, con las que esperan obtener recursos para financiar la construcción de las instalaciones del centro educativo.

Otras empresas se han comprometido a ayudar en la construcción de las instalaciones físicas. La idea es que sea un centro referente en cuanto al autosostenimiento.

Mencionó que hace unos años enviaron una nota dirigida a las actuales autoridades gubernamentales para que les donaran 10 manzanas de terreno que han sido confiscadas al grupo criminal Los Cachiros, pero nunca recibieron respuesta.

“Personalmente le entregué la nota al presidente Juan Orlando Hernández, luego al ministro Carlos Madero, pero tampoco obtuvimos respuesta. Nuestros alumnos nunca recibieron una beca de las actuales autoridades de gobierno. Nuestras maestras nunca recibieron una bonificación de este gobierno, la tal Vida Mejor nunca llegó a este centro escolar”, externó el religioso.

En torno a las autoridades gubernamentales entrantes, refirió que tienen esperanzas que volteen la mirada hacia ese centro educativo y que les ayuden a hacer realidad el sueño de tener sus propias instalaciones, modernas y dignas.

El presbítero Cortés anunció que las clases en ese centro de enseñanza inician el jueves 6 de enero de este 2022 y la meta siempre es culminar con los 300 días de clases.

Concluyó enviando un mensaje contundente: “Lo que no hicieron los que estuvieron en este gobierno, esperamos que lo hagan los que asumen ahora en enero. Si no hacen las cosas bien, como dice el dicho, es pa‘fuera que van”.