Alejandro Fernández y Fher se unen a un pedido de justicia para los migrantes

0
234

Nueva York – Los mexicanos Alejandro Fernández y Fher Olvera, cantante del grupo de rock Maná, se han unido a una campaña de una coalición de organizaciones locales y estatales en EE.UU dirigida a lograr una reforma migratoria que legalice a millones de indocumentados y terminar con «el daño causado por la crueldad» de la pasada administración de Donald Trump.

Los grupos anunciaron este lunes la millonaria campaña «We are Home/Estamos en Nuestro Hogar», cuyo monto no especificaron, y los recursos serán usados en movilización comunitaria, cultural, en llegar a diversos medios de comunicación y cabildeo directo en el Congreso y motivar a la Administración del presidente Joe Biden, según indican en un comunicado.

«Juntos lograremos un sistema de inmigración más justo y humano», es el mensaje que Fernández subió hoy a su cuenta de Twitter poco después de haberse hecho el anuncio del esfuerzo de las organizaciones para lograr que se adopte en el Congreso el proyecto de reforma migratoria anunciado por la Administración Biden.

El mensaje del famoso intérprete va acompañado del vídeo de la campaña que comienza mostrando a una joven «soñadora» como se conoce a los acogidos al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), así como rostros de otros inmigrantes, incluidos niños detrás de una verja y marchas.

«Hay más de 11 millones de historias como éstas, por su sacrificio, por tí, por tu lucha, me uno a la campaña. Exigimos ciudadanía, dignidad y un paro a las deportaciones», indica el cantante conocido como «el Potrillo».

«Este es su momento. Entre marchas, movimientos y elecciones lucharé con todos ustedes. Aunque digan que no pertenecemos, seguimos aquí, listos para cerrar el capítulo de la crueldad para seguir adelante y terminar la encarcelación de nuestros hombres», afirmó.

Mientras que en su mensaje optimista, el vocalista de Maná, grupo que siempre ha mostrado su apoyo a inmigrantes y se ha abanderado con sus luchas, señala, mientras de oye de fondo «Rayando el sol», uno de sus grandes éxitos, que hay que seguir luchando por una reforma justa, «para que paren las deportaciones crueles y para que todos sigamos empujando porque la rueda ya se empezó a mover».

La directora de la campaña, Nathaly Arriola, explicó que una de las metas de la campaña es terminar con el daño causado por la crueldad de la Administración de Trump, por lo que aplauden la suspensión de las deportaciones decretada por 100 días por el nuevo Gobierno demócrata.

Recordó que durante cuatro años, Trump y su asesor Stephen Miller llevaron a cabo «una guerra contra los inmigrantes. Fundamentalmente cambiaron nuestro sistema de inmigración con 900 acciones ejecutivas, simplemente para concretar su agenda supremacista y dejar a los inmigrantes fuera del país».

«Ahora es el tiempo para reemplazar» estas polícas con un nuevo sistema «justo, humano, y práctico», dijo.

Con la campaña exigen además que se apruebe el proyecto de reforma que creará un camino a la ciudadanía para al menos 11 millones de indocumentados.

La propuesta anunciada por Biden la pasada semana incluye la opción de la ciudadanía a los 8 años a los millones de indocumentados que residían en el país antes del pasado 1 de enero y a los 3 años para los trabajadores del campo, y los amparados por DACA y el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), en su mayoría centroamericanos.