Deportaciones bajan, pero migrantes viven zozobra en tiempos de COVID

0
1960

Tegucigalpa – Las deportaciones de hondureños han mermado en Honduras como consecuencia de la emergencia por la pandemia del COVD-19 que ya deja más de 102 mil muertes en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

-En el presente año las autoridades migratorias de EE.UU. han deportado a 7 mil 568 hondureños, según datos oficiales.

Lo datos oficiales de Honduras, sitúan en 17 mil 714 los connacionales deportados hasta el 6 de abril del presente año, tiempo en que Honduras ya permanecía en alerta roja a causa del COVID-19 que deja en este país 25 muertos y casi 400 casos positivos.

Aunque las autoridades hondureñas no se han pronunciado, la Dirección Policial de Investigación (DPI) confirmó el viernes el ingreso de 78 hondureños deportados por la vía terrestre.

Lo anterior confirma que las deportaciones de hondureños continúan en medio de la crisis sanitaria.

Deportados deben cumplir cuarentena

La vicecanciller para asuntos consulares y migratorios de Honduras, Nelly Jerez, ha dicho que todo hondureño deportado debe cumplir cuarentena como medida de prevención para frenar la propagación del coronavirus.

Indicó que estos protocolos se deben cumplir también con los hondureños que se encuentran varados en otros países y se logra su traslado a territorio nacional.

Para tal objetivo, externó que se cuenta con la logística, así como con el apoyo de la Policía Nacional para hacer cumplir el periodo de aislamiento de 14 días para descartar o confirmar el contagio de coronavirus.

Se conoce que actualmente existen 77 hondureños varados en Colombia, así como varios connacionales en Estados Unidos, quienes serán repatriados en días siguientes.

Llegan deportados

Entre tanto, el vocero de la DPI, Cristian Nolasco, informó que el viernes pasado, por el punto fronterizo de Corinto, ha ingresado un grupo de 78 de emigrantes retornados.

Acotó que todos estos hondureños llegaron en un microbús, y se les aplicó todas las medidas protocolarias.

 En ese sentido, reveló que todos estos emigrantes dieron negativo a la prueba de coronavirus.

“Es por eso por lo que Sinager, tomó la determinación de aislarlos domiciliariamente donde se les está dando el respectivo seguimiento”, sostuvo el funcionario policial.

US President Donald J. Trump holds a news conference with members of the White House task force on the coronavirus, to discuss outbreak and the US response to mitigate the spread of the illness, in the James Brady Press Briefing Room of the White House in Washington, DC, USA, 29 February 2020. EFE/EPA/Michael Reynolds

EE. UU. continúa deportando en medio de pandemia

En tanto EEUU ha expulsado a 10 mil inmigrantes desde el inicio de la crisis por el coronavirus amparado en las normas de emergencia adoptadas para evitar su propagación, según reportes de prensa.

De acuerdo con una publicación del The Washington Post, que cita a funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), las deportaciones sumarias o «expulsiones» se empezaron a aplicar el pasado 21 de marzo.

Bajo las medidas de emergencia de salud pública, las autoridades fronterizas han devuelto a México a los indocumentados saltándose los procedimientos habituales de las leyes migratorias.

Cabe señalar que el pasado 18 de marzo, el presidente Donald Trump confirmó que negará la entrada al país a todos los solicitantes de asilo debido a la crisis del coronavirus.

La medida abarca tanto la frontera con México como la de Canadá y permite a Estados Unidos expulsar del país a los inmigrantes indocumentados sin ningún periodo de detención, ni el debido proceso.

Dos días después, el 20 de marzo, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó que su país recibirá a los migrantes centroamericanos que Estados Unidos decida regresar de inmediato a su territorio al rechazar su solicitud de asilo debido a la pandemia.

Iglesia pide cesar deportaciones

La Pastoral de la Movilidad Humana de las Conferencias Episcopales de México, Honduras y Guatemala solicitaron el fin de semana a los gobiernos de esos tres países detener las deportaciones para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Las tres entidades humanitarias de la Iglesia Católica solicitaron en un comunicado conjunto «detener las deportaciones, así como hacer cumplir el derecho internacional que prohíbe a un país deportar a un extranjero a otro país que no sea su país de origen o donde tenga establecida su legal residencia».

De igual manera, instaron a no exponer a los migrantes a mayores riesgos y a considerar el coronavirus un fenómeno de vital importancia.

En ese orden, exhortaron a los gobiernos a que consideren a la pandemia como «un fenómeno de vital importancia en este periodo de propagación (…) para no exponer a los migrantes a mayores riesgos ni a la población por donde pasan».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here