Dormir mal aumenta el riesgo de deterioro cognitivo entre los latinos

0
381
Vista de dos personas acostadas en una cama. El dormir mal afecta el deterioro cognitivo a largo plazo de los adultos latinos de edad mediana y mayores de formas diferentes que a otros adultos, según un estudio que publicó Alzheimer and Dementia. EFE/Archivo

Washington – El dormir mal afecta el deterioro cognitivo a largo plazo de los adultos latinos de edad mediana y mayores de formas diferentes que a otros adultos, según un estudio que publicó Alzheimer and Dementia.

La investigación, encabezada por la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami, es el estudio mayor a largo plazo de los latinos en Estados Unidos, y las conclusiones las publicó la revista de la Asociación de Alzheimer.

Durante siete años de seguimiento los investigadores encontraron que los latinos son más propensos a desarrollar deterioros cognitivos en la velocidad de procesamiento, la flexibilidad mental y la memoria verbal si padecen trastornos de la respiración como la apnea, o duermen de nueve a más horas.

«Una conclusión sorprendente de este estudio, realizado con 5.500 latinos adultos, fue que los participantes sin obesidad que tenían apnea y largas horas de sueño, mostraban un deterioro cognitivo peor», indicó Alberto Ramos, profesor de neurología y autor principal de la investigación.

Los riesgos mostraron ser especialmente mayores entre los adultos de edad media sin síndrome metabólico, esto es la obesidad, y las mujeres sin obesidad o síndrome metabólico, según el estudio.

Por su parte Sonya Kaur, instructora de neuropsicología, dijo que «en el caso de los hispanos, el sueño parece ser un indicador más fuerte que la obesidad y el síndrome metabólico que, tradicionalmente, se consideran como predictores en términos de lo que causa el deterioro cognitivo en los no hispanos».

Esto es importante porque, comparados con los blancos no hispanos, los latinos tienen un riesgo mayor de obesidad y tienen un riesgo cuatro veces mayor de padecer Alzheimer y demencias relacionadas con esa enfermedad, apuntó Kaur.

«Llevamos a cabo estas investigaciones sobre los efectos cognitivos de los factores de inmigración y los factores de riesgo genéticos entre los pacientes hispanos porque hay evidencias de que los riesgos genéticos en los blancos no predicen el deterioro cognitivo de la misma manera que lo hacen entre los latinos», dijo.