EEUU: Protestas en las calles y en las redacciones

0
1628

Washington (EEUU) – Mientras las calles de Estados Unidos arden con las protestas anti-raciales y los periodistas son maltratados en estas, unas rebeliones inauditas están ocurriendo en las redacciones de los grandes periódicos.

James Bennet, el jefe de las páginas editoriales del diario “The New York Times” (el más prestigioso de Estados Unidos) se ha visto obligado a renunciar ante las enérgicas protestas de la redacción por la publicación de una columna explosiva de un senador republicano, Tom Cotton.

El ultra conservador senador pedía la militarización del país, bajo el título “Send the Tropas” (“Envíen las Tropas”), para frenar la ola de protestas y saqueos, si la policía no puede hacerlo.

3 FOTO
El senador republicano Tom Cotton publicó una columna explosiva en “The New York Times pidiendo que se envíen tropas para controlar las protestas anti-raciales. (Foto Fox News video)

Y en el “Philadelphia Inquirer” ha tenido que renunciar el laureado director, Stan Wischnowski, ante las protestas de la redacción por un titular de una columna de la especialista en arquitectura , Inga Saffron, que se titulaba “Building Matter Too” (“Los edificios  también importan”).

4 FOTO
El prestigioso director del diario “Philadelphia Inquirer”, Stan Wischnowski, renunció porque a su redacción no le gustó el titular de un artículo publicado (Foto Monica Herndon-“Philadelphia Inquirer).

En esta, Saffron se quejaba de la destrucción de edificios locales durante los saqueos en las protestas por la muerte de un afroamericano, George Floyd, en Minneapolis, asfixiado por la rodilla de un policía blanco sobre su cuello, durante ocho minutos.

policia asfixia
La escalofriante foto del policía de Minneapolis Derek Chauvin, asfixiando con su rodilla, por ocho minutos, al afroamericano George Floyd, solo por intentar cambiar un billete de 20 dólares falso. (Foto espectador anónimo.) 

Ese titular fue considerado poco sensitivo al lema “Black Lives Matter” (“Las vidas de los negros importan»,  que se ha convertido ya como emblema en Estados Unidos y en Europa de la defensa de los derechos civiles de las minorías afroamericanas ante la violencia policial.

6 FOTO
El lema “BLACK LIVES MATTER se ha convertido en Estados Unidos en un emblema de la lucha en defensa de los derechos civiles de las minorías afroamericanas. En esta calle de Washington, le cambian el nombre por ese lema. (Foto EFE).

Estas dos situaciones periodísticas podrían pasar como inadvertidas en otros países. Pero no en Estados Unidos, ya bajo una estricta norma de lo “políticamente correcto”, que varios grupos conservadores califican de «exagerada».

Desde la muerte de Floyd, ha aumentado la sensibilidad en la prensa ante el racismo y los periodistas afroamericanos (siempre en minoría en las redacciones) han tenido el coraje de levantar sus voces, cuando hasta hace poco se estimaba que tenían que estar “callados” para salvar sus puestos de trabajo.

Pero ha surgido una nota discordante y de mucho peso: el también prestigioso “The Wall Street Journal”:

“La purga de directivos de dos periódicos progresistas no es una causa para celebrar”, afirma el diario conservador en un editorial, al echar la culpa a grupos “justicieros sociales” en las redacciones y se lamenta que lo que ha pasado significa que quedan pocas instituciones que defiendan el debate de ideas diferentes, “que una vez definía al liberalismo americano”.

Ben Smith escribe en “The New York Times” que lo sucedido en Minneapolis ha marcado a una generación de reporteros jóvenes, en su mayoría afroamericanos. Y que en las redacciones de periódicos grandes se busca un término medio entre la tradición de ser neutrales y la creencia de los periodistas que lo justo en temas como racismo y Donald Trump, se requiere un parámetro moral.

Y en las calles en todo el país, durante las protestas, reporteros blancos o negros por igual, son apaleados, gaseados, detenidos y víctimas de las balas de goma lanzadas por la policía. Cuando un periodista exhibe sus credenciales de prensa, las respuestas casi siempre son las mismas: “We do not care”, (”No nos importa”).

7 FOTOOmar Jiménez, reportero (latino y afroamericano) de la cadena CNN) fue detenido sin razón alguna, por la policía de Minneapolis durante los disturbios anti-racista. Otro reportero de la CNN (blanco y que trabajaba cerca), no fue molestado.(Foto-CNN video).

También sufren violentos acosos por parte de los manifestantes, especialmente contra los reporteros de televisión cuando están transmitiendo en directo.

“Si usted protesta, no nos impida hacer nuestro trabajo y “no intimide o humille a los periodistas”,  dijo  en un comunicado la Sociedad de Periodistas Profesionales (SPJ).

Por su parte el Comité de Protección a los Periodistas (CPJ) pidió a las autoridades de las ciudades en el país que instruyan a sus policías a que no señalen a los reporteros como un objetivo y que permitan que estos puedan informar de las protestas “sin temor de ser heridos o por una represalia”.

Kirstin McCudden, directora del Observatorio de la Libertad de Prensa en Estados Unidos, le dijo a la revista Time que la violencia contra los periodistas es en una escala, “nunca antes vista  y sin precedente, desde luego”.

El presidente Donald Trump ha señalado con frecuencia que la prensa es el “enemigo del pueblo” y que lo que escribe, especialmente “The New York Times”, es pura “fake news” (“noticias falsas”).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here