El Gobierno envía policías militares a frontera para evitar ola de migrantes

0
4273
Un soldado de la Guardia Nacional estadounidense observa a través de un prismático la frontera de México, el viernes 8 de octubre 2010, en una zona desértica, a una milla de distancia del sureste de la ciudad fronteriza de Nogales, Arizona. EFE/Gary Williams/Archivo

Los Ángeles – El Gobierno del presidente Donald Trump enviará policías militares a la frontera con México para respaldar las acciones de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), con el objetivo de contener una posible avalancha de solicitantes de asilo en los próximos días.

En un comunicado enviado a Efe, la CBP precisó que cerca de 160 policías militares serán asignados este fin de semana a los pasos fronterizos de San Diego, California, y El Paso, Texas.

La medida se tomó ante la posibilidad de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos bloquee la política del Gobierno que obliga a los solicitantes de asilo en la frontera a tramitar sus casos desde México, lo que podría generar que cientos o miles de migrantes se agolpen en los pasos fronterizos.

El pasado 28 de febrero el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito en California decidió suspender el programa Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, en inglés), conocido como «Permanezcan en México», por el que el Gobierno devuelve al vecino país del sur a los solicitantes de asilo que llegaran a la frontera para que esperen allí la resolución de sus casos migratorios.

Horas después de emitir la decisión, el mismo Tribunal suspendió temporalmente el fallo judicial para darle al Gobierno el suficiente tiempo para presentar sus argumentos en favor del mantenimiento permanente de la medida.

Se espera que el Tribunal Supremo emita un fallo en los próximos días.

«La continua preocupación de los grandes grupos que intentan ingresar por la fuerza a través del puerto de entrada de San Ysidro y las preocupaciones de contención y mitigación del (coronavirus) COVID-19 han activado la Fuerza de Respuesta a Crisis (CRF), dijo el comunicado de la CBP.

El viernes pasado la CBP cerró el puente fronterizo en El Paso para impedir a un grupo de migrantes «cruzar ilegalmente y a la fuerza el puerto de entrada».

Medios locales indicaron que entre los cerca de 150 migrantes que se congregaron en El Paso había muchos cubanos a los que les había llegado la noticia de la suspensión temporal del MPP y querían cruzar a Estados Unidos debido al miedo que viven en Ciudad Juárez debido a la violencia en esa ciudad mexicana.

El cruce fronterizo fue reabierto el sábado tras la decisión del Tribunal de esperar los argumentos del Gobierno.

La organización American Immigration Council indicó en un comunicado que cerca de 60.000 personas que buscan asilo en Estados Unidos han sido devueltas a México en el marco de este programa, de las que solo se ha concedido asilo a 263.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here