En Panamá hay 41 migrantes con COVID-19 aislados en un albergue fronterizo

0
3903
Hasta el más reciente reporte, Panamá suma 256 defunciones y 8.944 contagios confirmados, según el último reporte de las autoridades de salud. EFE/Bienvenido Velasco

Panamá – Las autoridades de Panamá informaron este jueves que 43 de los 1.993 migrantes irregulares varados en albergues cerca de la frontera con Colombia se han contagiado de COVID-19, de los que 41 permanecen aislados y bajo tratamiento luego de que dos se recuperaran de la enfermedad.

El Servicio Nacional de Migración precisó que los 41 migrantes enfermos de COVID-19 están aislados en la estación de Lajas Blancas «todos recibiendo las atenciones médicas correspondientes».

Otros 119 migrantes permanecen en cuarentena, por haber estado en contacto con los enfermos, tanto en Lajas Blancas como en el albergue La Peñita, ambos en la provincia panameña de Darién, la peligrosa selva que hace de frontera natural con Colombia.

«A la fecha, no han ingresado más» personas por selva fronteriza y en Panamá hay en total 2.532 migrantes irregulares de diferentes nacionalidades que entraron por allí con rumbo hacia Norteamérica, y que se quedaron varados en el país centroamericano debido al cierre de fronteras internacionales por la pandemia del COVID-19.

En los albergues de Darién hay 1.993 migrantes y otros 539 se encuentran en Los Planes en Gualaca, en la provincia de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica, de acuerdo con la información de la oficina de Migración.

Precisó que se trata de personas «en su mayoría provenientes de Haití, Chile y Brasil, además de India, Ecuador, Guinea, Pakistan, Angola, Sri Lanka y otras nacionalidades».

Muchos de estos migrantes «con nacionalidad chilena, ecuatoriana y brasileña, son niños que han nacido en estos países al momento del viaje de sus padres», indicó la oficina de Migración, y precisó que en Panamá han nacido cinco infantes.

«A todos estos migrantes se les atiende con alimentación, insumos de salud e higiene personal, así como lo necesario para la comodidad de su estadía en el país, mientras se normaliza la situación sanitaria en el mundo» por la pandemia, dijo este jueves la oficina de Migración panameña.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) dio plazo hasta este jueves a Panamá para que le entregara un informe sobre la situación de los migrantes irregulares varados en Panamá, luego de que el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) denunciara que estaban hacinados y en peligro de contagio del COVID-19.

«En La Peñita no hay condiciones adecuadas, hay un hacinamiento realmente grave, no hay suficientes condiciones sanitarias para el aseo y eso implica que no existen condiciones para tomar las medidas de distanciamiento para evitar el COVID-19», dijo el pasado lunes a EFE Gisela de León, directora jurídica de Cejil, una ONG consultora ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

El Servicio Nacional de Migración añadió este jueves en su comunicado que los migrantes varados podrán continuar su ruta una vez se reabran las fronteras internacionales y que Costa Rica permita su recibo, tomando en consideración «las flexibilizaciones de salud de cada país, incluyendo sus propias naciones, en caso de que la condición sea repatriar o deportación, decisiones que deben esperar».

Hasta el último reporte Panamá suma 256 defunciones y 8.944 contagios confirmados, según el último reporte de las autoridades de salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here