Estiman en 44 millones las ayudas que no pedirán los inmigrantes por miedo

0
996
Migrantes obtienen una ración de comida el domingo 26 de febrero de 2017, en el comedor de la parroquia mexicana San José Obrero, en el municipio fronterizo de Mexicali. EFE/ Juan Barak/Archivo

Denver (CO) – Unos 44 millones de dólares son los que verán pasar miles de familias de inmigrantes, o con estatus inmigratorio mixto, de Colorado que no solicitarán la ayuda monetaria para la que califican por miedo o desinformación, según un reporte difundido este martes.

Unas 63.700 familias con miembros inmigrantes que ya reciben comidas gratis o a precio reducido, pero que no son elegibles para programas de ayuda federal, podrían acceder este año a la transferencia electrónica de dinero dispuestas con motivo de la pandemia del coronavirus (P-EBT), pero no lo van a hacer, revela un reporte de la organización local Colorado Sin Hambre.

«Si todos los hogares que no usan vales de comida («food stamps»), pero tienen niños elegibles para almuerzos gratuitos o de precio reducido durante el año escolar 2019-2020, recibiesen el EBT por la pandemia, eso traería más de 44 millones de dólares en beneficios directamente a las familias de Colorado», dice el informe.

La organización recuerda que esos fondos federales solo se adjudican si los interesados los solicitan, pero al no pedirlos no van a llegar a Colorado.

Una encuesta realizada por Colorado Sin Hambre entre dirigentes de unas 50 organizaciones en este estado, muchas de ellas hispanas, revela que la complejidad de los formularios para solicitar el P-EBT, la incertidumbre sobre quién es elegible así como sobre la confidencialidad, y la falta de información en español son factores que alejan a muchos inmigrantes.

Un encuentro virtual con esos dirigentes permitió confirmar que «COVID-19 ha erosionado y continuará erosionando nuestro tejido social y recursos de formas inimaginables e imprevistas, particularmente para los más vulnerables», según dijo a Efe Ellie Agar, directora de comunicaciones de Colorado Sin Hambre.

Añadió que «en las comunidades de inmigrantes, sin embargo, el miedo al gobierno y los mensajes mixtos han sembrado la confusión y el desvío de estos programas federales».

En base a datos del Instituto de Políticas de Migración, la organización calcula que por miedo unas 340.000 personas de Colorado no pedirán ayuda del Gobierno o cancelarán los beneficios que ya tienen porque al menos una persona en sus familias es inmigrante, legal o no.

A esas dificultades ahora se le suman ahora los problemas creados por los disturbios sociales contra «el legado violento e injusto de la esclavitud, el racismo y la segregación», dijo Agar, en relación a las revueltas en el país tras la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía de Minneapolis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here