¡Extra, extra!, “canillitas” en riesgo

0
4440

Tegucigalpa – El icónico grito de ¡extra, extra! pronunciado por los repartidores de periódicos o “canillitas”, como se les conoce en Honduras, se ahoga al paso del confinamiento. Por más de 85 días sus veces ofreciendo los titulares de las noticias ya no se escuchan en las calles de las ciudades hondureñas.

– El principal desafío que enfrentan los “canillitas” en medio de la pandemia es el transporte, ya que el mismo no está en circulación y deben caminar largas distancias para desplazarse.

– “Los canillitas” ganan un lempira con 60 centavos por cada periódico que venden

– Demandan un bono para enfrentar y subsistir durante la pandemia.

Canillitas PD8Vacíos lucen los estantes de periódicos
en el centro de Tegucigalpa.La pandemia ha repercutido en la distribución de las ediciones impresas de los rotativos que han buscado como salvaguardar del COVID-19 a la cadena de distribución, en medio de tácticas que les confinan de la rutina, pero que no les menguan su actividad informativa trasladada a versiones digitales en línea y en formatos PDF, gratuitos.

Mientras el delicioso sonido, propio de despegar las páginas de un periódico sin leer, se ausenta de las sensaciones placenteras de quienes disfrutan la lectura en papel, las voces de los “canillitas” también se alejan de la bulla callejera en la que cada mañana, por tantas décadas, han resonado adelantando detalles de buenas y malas noticias.

Aunque ya en el siglo XXI los “canillitas” han disminuido su presencia por la irrupción de los medios digitales, lo cierto es que un buen diario, con temas diferenciados y calidad informativa, siempre será agradable especialmente para los lectores baby boomer y aun para los más jóvenes que sienten predilección por el papel, si este lleva un gran contenido.

Pero hoy la pandemia se une a esos riesgos que amenazan el trabajo de los repartidores y vendedores de periódicos. Esa realidad en cifras representa que en la actualidad Juan Manuel Arévalo, un vendedor de periódicos desde hace 52 años, actualmente, en uno de sus mejores días de venta, llega a percibir, con suerte, hasta 150 lempiras de ganancia.

A causa de la pandemia, Juan Manuel es uno de la treintena de vendedores que prestan servicio durante la emergencia nacional en Tegucigalpa, la capital.

Leer nota completa…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here