Ilusión en campamento migrante del norte de México con nuevo censo para asilo

0
818
Personal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), coloca pulseras a migrantes centroamericanos, este miércoles en un albergue en la ciudad de Matamoros, en el estado de Tamaulipas. EFE/Abraham Pineda-Jacome

Matamoros (México) – Los migrantes varados en la fronteriza ciudad mexicana de Matamoros renovaron este miércoles su ilusión luego de que empezara un registro presencial de candidatos a asilo y se anunciara que esta semana pasarán finalmente al país vecino las primeras 25 personas que tienen cita ante una corte estadounidense.

Este miércoles, personal de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) inició la colocación de pulseras a los aproximadamente 700 migrantes que están en el campamento migrante pegado al río Bravo, y se registraron también las casas de campaña existentes.

“Estos son los primeros pasos para entrar a Estados Unidos, el censo. (Pidieron) actualizar los documentos, que todo esté en regla y ya en un rato nos van a llamar para entrar”, declaró a Efe con júbilo el cubano Michael Thompson.

Las indicaciones de los organizadores fue que se mantuvieran en sus sitios para recibir el llamado que les permitirá comenzar con las fases designadas para completar su pase a territorio estadounidense.

CUESTIÓN DE TIEMPO

El pasado 12 de febrero, el Gobierno de Joe Biden anunció la reapertura a partir del 19 de febrero de los casos de los solicitantes de asilo devueltos a México por un programa del expresidente Donald Trump.

Este programa, conocido como el Protocolo de Protección de Migrantes (MPP, en inglés) o «Remain in Mexico» (Permanecer en México), obligaba a estas personas a permanecer en México a la espera de sus citas en cortes de inmigración estadounidenses.

No obstante, el viernes pasado reinaba la confusión e incertidumbre entre las familias que están en el campamento al no conocerse cuándo comenzarían realmente las citas en cortes estadounidenses.

Pero este 24 de febrero comenzó el registro.

«Las agencias de Naciones Unidas, Acnur, OIM y Unicef preparan el ingreso esta semana del primer grupo de personas de este asentamiento a Estados Unidos, como apoyo a un plan del Gobierno estadounidense para poner fin al programa MPP», informaron estas esta agencias y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en un boletín conjunto.

Según este mismo comunicado,el primer grupo del campamento, conformado por 25 personas, estaría cruzando la frontera «esta semana».

“Hoy no va a salir nadie, estamos en proceso de registro, va a ser en los próximos días. La idea es que el campamento se vaya moviendo rápidamente”, mencionó en conferencia de prensa el representante adjunto de Acnur en Mexico, Giovanni Lepri.

Se estima que existen 25.000 casos activos del proyecto MPP, de las cuales 12.000 ya se han registrado en la página electrónica Conecta, que opera la Acnur, y al menos 2.000 aspirantes ya cuentan con su cita.

Como parte de los requisitos, los solicitantes de asilo tendrán que someterse a pruebas de coronavirus por lo que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) intervendrá para proporcionarles acceso gratuito a los exámenes.

“No significa que una persona que salga positivo no vaya a cruzar. Si fuera necesario, se dará el aislamiento de las personas o el grupo familiar durante el tiempo que sea necesario”, expresó el jefe adjunto de la OIM en México, Jeremy MacGillivray.

La OIM también tendrá a su cargo acompañar a los solicitantes de asilo hasta el cruce fronterizo para que puedan desplazarse hasta las entidades donde se alojarán y continuarán con su trámite.

EL FUTURO DEL CAMPAMENTO

En el exterior del campamento esperan estos días decenas de migrantes que no forman parte del MPP, pero que ya se han anotado en listas para tratar de ocupar este mismo espacio -precario y sin servicios- que por dos años fue destinado para “refugiar” a las familias.

“Este campamento no debería existir, no sabemos qué va a pasar. La idea no es que en el campamento haya gente que sale gente y gente que entra”, argumentó el representante de Acnur en México.

Lepri insistió que en esta primera fase los solicitantes deben tener tranquilidad y no moverse a la frontera hasta que se les indique, ya que de lo contrario, esto representará “un desgaste y un riesgo adicional”.