La tecnología, el desafío de los mayores en tiempos de pandemia

0
125

Tegucigalpa (Especial Proceso Digital) – Don Carlos Cáceres, tiene 70 años es servidor en su iglesia y relata, “Huyy antes de esto (pandemia) ni soñaba yo con estar en la misa solo en una pantalla, al principio fue difícil y no me gustaba, pero ya me estoy acostumbrando, ahora en el grupo de la iglesia hacemos reuniones, para rezar” – hace una pausa y se queda pensando, al tiempo que pregunta a su esposa, ¿cómo es donde rezamos?, Zoom, le contesta su esposa María Elena”.

“Ahora, yo ya voy a la misa de nuevo el domingo, pero solo eso, para rezar lo hacemos por la computadora o el teléfono a mí esposa y nos ayuda una hija o mis nietos a conectarnos, pero he aprendido un poquito, hay algunas cosas que ya no las aprendo -se ríe a carcajadas- pero si puedo llamar en el teléfono y usar el Whapsat, eso sí ya aprendí como son las llamadas con y sin el video, y en grupo” compartió este abuelo que no se quiere quedar atrás cuando de tecnología se trata.

La tecnología está en constante avance y acapara gran parte de la vida de la población, pero durante la pandemia el auge de esta es más notorio, sin embargo, para muchos adultos mayores esto se ha convertido en un dolor de cabeza.

Algunos sin importar la edad, son más dispuestos a aprender, sin embargo, otros se resisten y no todos se han adaptado con la misma facilidad y siguen sorteando muchas dificultades para poder utilizarla, pero en las actuales circunstancias no se trata de querer, sino de una necesidad porque si no, están expuestos a la exclusión social y hasta la discriminación.

Un porcentaje de los adultos mayores, sabe manejar a cabalidad las computadoras.

Brecha digital igual a exclusión social para los adultos mayores

La vida de un altísimo porcentaje de la población se mueve casi en su totalidad al entorno “online”, y esto no es ningún problema para las nuevas generaciones y nativos digitales, pero actividades que para estos grupos son tan sencillas y básicas, para los adultos mayores es aprender de cero y esto significa un importante cambio para ellos.

“Es muy importante la inclusión digital, no debe haber estigma social al envejecer, nunca se debe asumir que un adulto mayor ya no puede aprender, que no van a ser capaces de utilizar la tecnología, porque podemos hablar de distanciamiento y no de aislamiento social gracias a la tecnología”, anota la psicóloga Valentina Suarez.

María Doris Matute, especialista en educación especial y máster en psicología del Departamento de Servicios Sociales del Instituto Nacional de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados y Funcionarios del Poder Ejecutivo (INJUPEMP), manifestó que las tecnologías de la comunicación han sido una herramienta apropiada para ser utilizada en toda la época de pandemia, un medio básico para de alguna forma mantener activos a los adultos mayores.

Añadió que “se cuenta con grupos organizados y a ellos se les capacita y se les orienta al uso de las tecnologías de la comunicación”, sin embargo, destaca que algunos son renuentes y “dicen no aprender y ponen varios pretextos, expresando a mi edad no va la tecnología, no me gusta, no miro, no le entiendo etc., pero con la motivación se les despierta el interés y la curiosidad”. 

La especialista, anima a los familiares y amigos a ayudar a las personas de la tercera edad a aprender el uso de la tecnología sin limitarlos, en el uso de herramientas y redes sociales como WhatsApp, Facebook, Zoom, uso del celular, para tomar fotografías, grabaciones, compartir información y cómo usar una computadora; comentó que en los casos donde participa la familia se han visto grandes resultados, el principal logro es ver a padres y abuelos activos y sanos.

Como un gran ejemplo de que los adultos mayores si aprenden está el caso de ese departamento de Injupem que a través del uso de la tecnología realizan una serie de actividades en casa, con los jubilados como participar en actos religiosos, karaoke, clases de arte y pintura, clases de agricultura, talleres de manualidades, clases de cocina, de repostería, conferencias de salud mental y física, participan en canto, baile, aeróbicos, teatro, deporte, cine entre otros.

Las personas de la tercera edad usan generalmente teléfonos celulares de segunda y tercera generación.

Les cuesta familiarizarse con las TIC ¿realidad o mito?

Aunque los adultos mayores aprecian la tecnología y reconocen sus ventajas y su utilidad, sobre todo en tiempos de pandemia por COVID-19 a la hora de interactuar con un ordenador, una Tablet o un Smartphone se encuentran en un territorio que les parece hostil, sencillamente pareciera que la tercera edad y la tecnología no se entienden muy bien.

Aunque los facilitadores de la tecnología, están comprendiendo que deben incluir a los no nativos en la era digital y están buscando algunas soluciones importantes que puedan ayudar a la tercera edad como pantallas más grandes, teclados más cómodos, interfaces más intuitivos o procesos más amigables, pero aun así a los mayores les cuesta aprender a usar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y es cuando algunos hijos y nietos se quejan del lento aprendizaje.

El distanciamiento social ha obligado a las personas de la tercera edad a aprender a manejar las nuevas tecnologías.

Los especialistas recomiendan a los familiares tener paciencia con los ancianos, ya que merecen lo mejor y aunque les cueste más si aprenden cualquier tarea.

Además, también hay razones científicas que demuestran el porqué de las dificultades para aprender a usar la tecnología. La prestigiosa revista «Neuron», ha publicado un estudio en el que la causa está en el deterioro de unas neuronas relacionadas con el aprendizaje y que llevan el nombre de   interneuronas colinérgicas gigantes del estriado.

Este estudio explica que a medida que crecemos, estas neuronas se deterioran y la capacidad de aprender a hacer de otra forma algo que ya se sabe hacer se reduce, por eso si en la tercera edad es cuando hay que aprender a usar la tecnología, resultará más complicado.

No obstante, los especialistas insisten en que, si bien puede resultar más complicado no es imposible, porque el aprendizaje es cuestión de práctica y repetición, una de las recomendaciones es escribirles a los adultos mayores los pasos a seguir para llamadas, videollamadas u otras tareas, además usar letras grandes y con ilustraciones.

¿Quién dijo que las redes sociales como Tik Tok son solo para jóvenes?

Madres y padres de familia e hijos, saben perfectamente manejar un teléfono inteligente.

“Yo no sabía ni lo que era un link, y ahora hago hasta TikTok”, cuenta orgullosa doña Paula Aguilar de 65 años.

Doña Paula es otro ejemplo de que los adultos mayores sí pueden aprender tecnología y darle un buen uso para mantenerse activos y mantener su salud física y mental.

“La tercera edad, más bien es una ventaja para aprender porque ahora uno tiene más tiempo para uno mismo, porque antes uno pasa del trabajo a la casa y cansado”

“A nosotros los adultos mayores nos ayuda mucho, yo no paso aburrida, si uno tiene teléfono y siendo cuidadoso, como adultos mayores no somos obsoletos, y hay que echarle ganas y aprender y estar activos con la tecnología todavía tenemos que dar a la sociedad y a través de estas tecnologías uno también hasta puede estar en más contacto con la familia, es de mucho beneficio ayuda mucho”.

“Aunque seamos de la tercera edad tenemos que sacar la juventud que llevamos por dentro, para beneficio propio, dar un paso adelante y usar las tecnologías para beneficio propio, también es salud a mí me ha dado salud y alegría, y se va el stress, también se puede usar YouTube para ejercicios yo he sido una persona tímida y esto me ha ayudo se me ha ido la pena yo ahora hago TikTok”

Muchas personas hacen uso de las diferentes redes sociales.

No hay que tener miedo a lo nuevo

“Lo más difícil de la pandemia para mí ha sido estar encerrada, pero gracias a la tecnología la situación ha sido más llevadera” dijo doña Siri Lara, quien tiene 69 años, y ha aprendido durante la pandemia a comunicarse con su familia que vive en el país y en el extranjero a través de videollamadas grupales por Whatsapp e igual realiza reuniones vía zoom, comparten videos en chat, con sus amigos y compañeros jubilados, entre otras cosas que le permite la tecnología.

Con una sonrisa que se escucha a través de la llamada por Whatsapp que Proceso Digital realizó a doña Siri, detalla “cuando se nos traba el zoom, solo gritamos -hijooo- ayuda se trabo el zoom, pero yo he aprendido a poner y quitar la cámara, audio y capturas y correr la pantalla para ver quienes estamos conectados porque siempre hay curiosidad, y esto lo hago de mi teléfono no de la computadora”.

No hay que tener pena de pedir ayuda a los hijos o a los nietos, ellos pueden ayudar, ya que tienen mucho conocimiento pues ya nacieron con la tecnología, mientras las generaciones pasadas apenas tenían un radio y una televisión “en mi pueblo los niños pagábamos cinco centavos para ir a ver televisión a una casa donde había” recordó.

Doña Siri, no está de acuerdo con aquellos que dicen que los adultos mayores no pueden aprender tecnología, “uno tiene que ponerse y no tener miedo de aprender algo nuevo pues con la práctica uno va adquiriendo la habilidad para manejar estas cuestiones, y claro que vale la pena eso nos permite no estar aislados y mantenernos saludables ya que hasta ejercicio físico se puede hacer con estas aplicaciones”.

Finalmente, hizo un llamado a todos los adultos mayores para que no dejen de aprender ya que todo lo que se propone con esfuerzo se logra y agradeció a Injupemp, porque les ha apoyado y capacitado para realizar a través de la tecnología múltiples actividades con las que los jubilados se han mantenido activos y con buena salud.

Foto: cortesía Central Informativa

Estar en casa no significa estar inactivo

Entonces de nuevo la recomendación para familiares e instructores de adultos mayores, tenerles un poco de paciencia cuando les enseñen a usar la tecnología porque si logran instruirlos bien será una gran ventaja para toda la familia porque ellos podrán por sí solos gestionar servicios como pedir cita con los especialistas médicos, pedir compras al supermercado, medicinas a domicilio y hablar a familiares o amigos o mantenerse en contacto con los que están lejos.

En estos tiempos de pandemia donde hay que cuidar mucho a los adultos mayores y mantener la distancia social, es fundamental que ellos se mantengan comunicados para que su salud mental y física no se deteriore.

Muchas personas de la tercera edad, ahora observan las actividades religiosas de manera virtual como una acción para protegerse del contagio del COVID-19.

Para dar continuidad a la vida social, no es necesario salir a exponerse a un contagio y así como las nuevas generaciones celebran fiestas de cumpleaños vía Houseparty, reuniones en Zoom o Skype, incluso usan Netflix Party para ver películas y series al mismo tiempo, los adultos mayores también pueden mantenerse comunicados por ejemplo con videollamadas, mensajes de voz y reuniones programadas.

Los médicos promueven el envejecimiento activo para lo cual los adultos mayores deben estar muy activos pero esas actividades al aire libre en gimnasios u otros espacios públicos no son posibles en medio de la pandemia, sin embargo, eso no significa que no se puedan seguir programas en casa a través de videos por ejemplo ejercicios en YouTube, clases de baile, cocina y muchos otros.

A los adultos mayores se les recuerda que están obligados y desafiados a usar más la tecnología y aprender más para estar en contacto permanente con sus seres queridos y sobre todo mantener su salud. (PD)