Legisladores hispanos prometen poner fin a las «políticas inhumanas» de Trump

0
2612
Un grupo de migrantes centroamericanos son detenidos por la patrulla fronteriza en Ciudad Juárez (México). EFE/Luis Torres/Archivo

Washington – Miembros del Caucus hispano en la Cámara de Representantes de EE.UU. se comprometieron este viernes a poner fin a las «políticas inhumanas» del Gobierno del presidente Donald Trump, que han empujado a decenas de miles de personas a vivir en condiciones peligrosas en México mientras se tramitan sus pedidos de asilo.

Los legisladores, encabezados por el representante Joaquín Castro, demócrata de Texas y presidente del bloque, visitaron hoy la ciudad tejana de Brownsville y la de Matamoros (México) para evaluar el impacto de la política «Permanecer en México» instaurada por el Gobierno de Trump.

Bajo esa directriz, iniciada hace casi un año, casi 60.000 migrantes que llegaron a la frontera de EE.UU. pidiendo asilo han sido devueltos a México donde en ocasiones sus casos son atendidos en tribunales que funcionan en tiendas de campaña.

Matamoros aloja uno de los campamentos más grandes de personas, en su mayoría procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras, que han solicitado asilo en Estados Unidos.

A principios de enero, el Gobierno de Trump extendió a Nogales, en Arizona, la aplicación de esa política ya usada en los puertos de ingreso de San Diego, Calexico, El Paso, Laredo, Brownsville y Eagle Pass (California y Texas).

El resultado de este retorno forzado de migrantes ha sido el crecimiento de una red de campamentos a lo largo de la frontera sur, cerca de los principales puntos de entrada a Estados Unidos.

Se calcula que unas 2.500 personas, incluidos unos 500 menores de edad, viven en un campamento insalubre y peligroso en torno al extremo mexicano del Puente Internacional Gateway, en Matamoros, Tamaulipas.

«Esta no es forma de tratar a la gente que pide asilo», declaró Castro al término de la visita en una conferencia de prensa, acompañado por una decena y media de legisladores. «El presidente de Estados Unidos es responsable y debería venir a ver lo que aquí ocurre», agregó.

El representante Ben Ray Luján, demócrata de Nuevo México, afirmó que el tratamiento que reciben los migrantes es resultado de «las políticas de Trump y de Steven Miller», un asesor especial del presidente que tiene gran influencia en la política migratoria.

«Hay un desidia por nuestros hermanos y hermanas», afirmó. «Y también llamamos a nuestros hermanos y hermanas en México para que vean lo que ocurre y no sean parte de esto».

Jesús «Chuy» García, demócrata de Illinois, se refirió al «tratamiento inhumano» que reciben los migrantes y prometió que él y sus colegas harán «todo los esfuerzos posibles para poner fin a estas políticas, para restaurar la decencia en nuestro proceso del asilo».

«Hoy vimos el resultado, el producto de la política de ‘Permanecer en México'», señaló García en la conferencia de prensa celebrada en Brownsville, en alusión al polémico programa Protocolo de Protección Migrante (MPP).

«Nuestro compromiso como legisladores en el Congreso es redoblar los esfuerzos para anular esta mala política. Mala porque separa, castiga y oprime a las personas como las que vimos al otro lado de la frontera», añadió.

En una referencia a las empresas privadas que operan los centros de detención de migrantes, García dijo que «hay que ponerle fin al negocio que beneficia los grandes contratos al costo de la vida y la decencia humana».

Esta semana, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes inició una investigación de las políticas de Trump que han derivado en el envío a México y Guatemala de decenas de miles de personas que buscaban asilo.

Los legisladores demócratas citaron las condiciones insalubres y precarias que enfrentan muchas de las personas obligadas a esperar en México el trámite de sus solicitudes y las dificultades para ubicar abogados en EE.UU. que les ayuden mientras ellas están al otro lado de la frontera.

«Creemos firmemente que esta es una política peligrosa y llena de fallas que amenaza la salud y la seguridad de quienes buscan, legítimamente, asilo, incluidas mujeres, niños y familias, y es una política que debería abandonarse», señalaron los demócratas en una carta enviada al secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here