López Obrador considera una «mezquindad» preguntar el costo del asilo de Evo

0
42
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, habla durante su conferencia de prensa matutina en Ciudad de México. EFE/Sáshenka Gutiérrez/Archivo

México – El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo este martes que «no es esencial» conocer el costo económico del asilo político del exmandatario boliviano Evo Morales en México y opinó que preguntar sobre este asunto es una «mezquindad».

«¿Cuánto cuesta darle la protección? Todo eso, con todo respeto, es secundario, no es esencial. Ese tipo de cosas está muy cercano a la mezquindad y eso no es lo que representa a México», dijo el presidente mexicano en rueda de prensa en el Palacio Nacional.

Así respondió López Obrador al ser preguntado por un video difundido en redes sociales en el que aparece Morales, asilado en México desde el 12 de noviembre, saliendo de un restaurante en un barrio acomodado de la Ciudad de México.

López Obrador criticó a la oposición por cuestionar la protección del político boliviano y recordó que el Gobierno de México está actuando conforme a la Constitución, que recoge el derecho de asilo, y a las convenciones de La Habana de 1928 y de Caracas de 1954.

«Lo demás tiene que ver con postulados ideológicos pero no vamos a entrar en polémica. Hemos decidido otorgar el asilo que es un derecho que forma parte de la política exterior de México, algo que enaltece a México», expresó el mandatario.

El presidente recordó que a lo largo de su historia México ha dado refugio a judíos, españoles, libaneses y suramericanos perseguidos, así como líderes políticos como León Trotsky.

López Obrador recordó que cuando estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tuvo profesores de Argentina, Chile, Bolivia y Ecuador que habían huido en la década de 1970 por «el establecimiento de dictaduras y golpes de estado».

«Si hay respeto a nuestro país en el mundo es por nuestra actitud generosa y fraterna con otros pueblos», reivindicó.

Evo Morales abandonó Bolivia el pasado 11 de noviembre después de que las Fuerzas Armadas lo forzaran a dejar el cargo y recibió asilo en México.

La renuncia de Morales ha sido calificada como un «golpe de Estado» por varios Gobiernos y políticos latinoamericanos.

Otros países han reconocido al Ejecutivo interino de Jeanine Áñez, mientras que parte de la comunidad internacional ha instado al diálogo sin pronunciarse sobre la crisis política».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here