Niños inmigrantes en más riesgo con audiencias por videoconferencia

0
1317

Los Ángeles – El gobierno de Donald Trump empezó un plan piloto para que menores inmigrantes que ingresaron solos al país den sus testimonios en corte a través de un sistema de videoconferencia lo que, según expertos, reducirá las probabilidades de que ganen sus casos.

El plan piloto, que echó a andar esta semana en Houston (Texas), requiere que los menores no acompañados presenten sus testimonios por un sistema de videoconferencia ante un juez que escuchará sus casos en Atlanta (Georgia).

Grupos defensores de los indocumentados, e incluso jueces de inmigración, han criticado el plan porque dificultará aun más la defensa de estos casos.

“Este programa piloto en Houston está mal. Hará daño a los niños y es contrario a la búsqueda de la justicia”, dijo a Efe Judy Perry Martínez, presidenta de la American Bar Association (ABA)

UNA EXPERIENCIA ATERRADORA

Martínez subraya que para un niño inmigrante la experiencia de presentarse en una audiencia de inmigración puede ser “aterradora”, especialmente para un menor que no habla inglés y que no sabe qué esperar en un tribunal.

La situación, de por si intimidante, se agrava con el nuevo plan, indica la abogada.

“Imagínese cuánto más desconcertante debe ser esa experiencia para un niño en una sala sin un juez en persona. Solo una pequeña pantalla de TV”, subrayó.

Martínez, añade que existe el riesgo de que los niños no entiendan el papel de la persona (el juez ) que está en la pantalla, y de como su caso depende de la decisiones de esta persona

“Si se sienten desconectados es menos probable que hablen y puede que pierdan sus casos”, insistió.

EN LA MIRA DEL GOBIERNO TRUMP

El plan piloto para atender los casos de estos menores por videoconferencia no sería el único problema que enfrentan estos niños inmigrantes.

La presidenta de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ), Ashley Tabaddor, explicó a Efe que los jueces ahora tienen que lidiar con una directiva de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), que pretende que los magistrados completen los casos de niños no acompañados en un plazo de 60 días.

“La agencia (EOIR) ahora está presionando mucho a los jueces que manejan los casos de los menores no acompañados”, advirtió Tabaddor.

El mayor problema que la presidenta de NAIJ observa es la gran diferencia entre los casos de niños no acompañados que se encuentran en refugios y que deben ser reunificados con sus padres, y los adolescentes no acompañados, que por lo general son enviados a centros de detención para jóvenes, donde el acceso a las cortes de inmigración es limitado.

«Son casos diferentes, con necesidades diferentes para cumplir con estas videoconferencias», consideró.

La directriz de culminar los procesos en 60 días “ejerce mucha presión en los jueces para tratar de equilibrar en su trabajo entre la exigencia de agencia frente al juramento del cargo que hicimos”, dijo la magistrada, que advierte que el proceso excepcionalmente rápido puede chocar con los derechos del debido proceso que los menores tienen.

BARRERAS PARA LOS ABOGADOS DE LOS MENORES

Wendy Young, presidenta de la organización Kids in Need of Defense, señaló recientemente que la directiva de EOIR también requiere que los abogados y consejeros legales se reúnan con niños no acompañados en sus instalaciones en lugar de en las oficinas de sus abogados.

La medida, según Young, restringirá el acceso de los niños a la representación legal y aumenta los desafíos asociados con el reclutamiento de abogados pro bono que pueden tomar sus casos.

«En forma aislada, cualquiera de estos cambios limitaría sustancialmente la capacidad de los niños no acompañados de recibir un día justo en la corte», alertó.

MILES DE MENORES ESPERANDO

Según cifras de la Patrulla Fronteriza (CBP), en el año fiscal 2019 fueron detenidos 76.020 menores que cruzaron solos la frontera. De este número 30.329 son guatemaltecos, 20.398 hondureños, 12.021 son oriundos de El Salvador, y 10.487 mexicanos.

En lo que va del año fiscal 2020, que empezó en octubre de 2019, las detenciones de menores no acompañados en la frontera han descendido el 44%, con 15.137, en comparación al mismo periodo del año pasado con 26.896 detenciones.

Holly Cooper, directora de la Clínica de Inmigración de la Universidad de California Davis, subrayó que todos estos menores están protegidos por el Acuerdo Flores, que impide que los niños permanezcan encarcelados por largos periodos de tiempo.

“Estamos muy preocupados por que estos niños estén sometidos a procedimientos expeditos, sin la compañía de sus guardianes legales o abogados, estamos monitoreando esta situación para evaluar los pasos a seguir”, indicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here