Piden al Gobierno cuentas tras nuevo informe sobre cirugías a indocumentadas

0
5421
Una camioneta entra al Centro de Detención de Krome, al suroeste de la ciudad de Miami (Florida). EFE/Gaston de Cardenas/Archivo

Atlanta (GA) – El Gobierno del presidente Donald Trump debe rendir cuentas sobre las denuncias de abusos que se han cometido a indocumentadas presas en una cárcel para inmigrantes de Georgia, dijeron este viernes activistas tras un nuevo informe que revela que una veintena de mujeres presuntamente fueron sometidas a cirugías ginecológicas «innecesarias».

De acuerdo con el reporte de un grupo de médicos entregado el jueves al Congreso de Estados Unidos, al menos 19 mujeres recluidas en el Centro de Detención del Condado de Irwin, en el sur de Georgia, alegan que un médico les realizó o las presionó para que se sometieran a este tipo de procedimientos sin su consentimiento.

Los detalles del informe fueron revelados en exclusiva por el periódico Los Angeles Times, que señala que se trata de un documento redactado por un equipo de nueve obstetras y ginecólogos certificados y dos expertos en enfermería, que revisaron más de 3.200 páginas de registros obtenidos para las 19 mujeres.

“Estas impactantes revelaciones resaltan aun más el alcance de los abusos atroces en el Centro de Detención del Condado de Irwin”, declaró a Efe Azadeh Shahshahani, directora legal de Project South, una de las organizaciones que originalmente presentaron la denuncia el mes pasado de que mujeres inmigrantes han sido sometidas a histerectomías y otros procedimientos médicos sin su consentimiento.

La queja formal fue llevada ante la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y está basada, principalmente, en el testimonio de Dawn Wooten, una enfermera que trabajó en esa cárcel que manifestó su preocupación por el “alto número” de mujeres presas que habían sido intervenidas quirúrgicamente y se refirió al médico que hacía las cirugías, sin nombrarlo, como un “recolector de úteros” porque “sacaba todo de adentro”.

“El hecho de que las mujeres inmigrantes negras y morenas se encuentren en una posición extremadamente vulnerable en esta prisión, donde no tienen control sobre sus cuerpos y no tienen voz sobre lo que se les hace, es repugnante. Irwin debe cerrarse inmediatamente y las personas deben ser liberadas”, sostuvo Shahshahani.

El Gobierno de Estados Unidos y LaSalle Corrections, la corporación penitenciaria privada que opera esta prisión, «deben rendir cuentas”, añadió.

El nuevo informe, que está previsto que se haga público la próxima semana, fue entregado al Congreso, que lleva a cabo una investigación sobre el caso y que envió el mes pasado una delegación de una decena de legisladores -del Caucus Hispano y del Comité Judicial de la Cámara de Representantes- a Irwin para inspeccionar el centro.

Tras la visita, los representantes federales dijeron que estaban en «shock» por los testimonios que habían escuchado de las internas y denunciaron que se estaban violando sus derechos humanos.

De acuerdo con Los Angeles Times, las 19 mujeres eran todas pacientes del doctor Mahendra Amin, un especialista en obstetricia y ginecología en Douglas, Georgia, quien también atendía a las inmigrantes en Irwin hasta que el mes pasado fue suspendido por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Según el reporte, al que obtuvo acceso el diario, los registros, que incluyen informes de patología y radiología, recetas, formularios de consentimiento, declaraciones juradas y entrevistas telefónicas, detallan y respaldan las acusaciones de abuso médico. Agrega que los expertos médicos hallaron un “patrón alarmante” en que Amin presuntamente sometió a las mujeres a cirugías ginecológicas injustificadas, en la mayoría de los casos realizadas sin consentimiento.

En una declaración enviada a Efe, el abogado de Amin, Scott Grubman, negó «categóricamente” las denuncias en contra de su cliente, de quien dijo que es “un médico muy respetado que ha dedicado su vida adulta al tratamiento de una población de alto riesgo y desatendida en las zonas rurales de Georgia”.

Defensores de los inmigrantes creen que lo que está pasando en Irwin probablemente esté sucediendo en otras prisiones para inmigrantes en el país y hacen un llamado al Gobierno y al Congreso para que pongan fin a estas prácticas ilegales que violan los derechos humanos de las detenidas.

“La situación en Irwin es horrible, para usar una palabra y describir la situación que está pasando en el tema de las violaciones a los derechos reproductivos de las mujeres detenidas en Irwin. Es una táctica que se ha utilizado en el pasado en Estados Unidos y lastimosamente hoy, en 2020, estamos viendo lo mismo”, dijo a Efe Amílcar Valencia, director de El Refugio y miembro de la junta directiva de la organización Detention Watch Network.

Valencia dijo que estos “actos abominables” no son aislados y sospecha que están ocurriendo en otras partes de Estados Unidos. “Estas son solo las mujeres que han dado su testimonio”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here