Salvini afirma que España era el puerto seguro para el Open Arms ante su acusación

0
1345
EFE/EPA/Alessandro Di Marco

Roma – El exministro del Interior italiano Matteo Salvini presentó este lunes su defensa de la acusación por haber bloqueado durante 20 días en el mar al barco de la ONG española Open Arms con más de 150 migrantes el pasado agosto y aseguró que la indicación de un puerto seguro la tenían que dar España o Malta y no Italia.

El Tribunal para los Ministros de la región de Catania presentó al Senado la petición de levantar la inmunidad para enjuiciar al ahora senador Salvini, líder de la ultraderechista Liga, por la acusación de abuso de poder y secuestro de personas por el caso del Open Arms.

Por ello, Salvini presentó hoy ante la Junta de la inmunidad del Senado su defensa en la que argumenta que «la indicación del POS (Puerto de desembarco seguro) pertenecía a España o Malta (y ciertamente no a Italia) y el capitán del barco rechazó deliberadamente el Pos indicado posteriormente por Madrid, perdiendo un tiempo precioso con el único propósito de desembarcar inmigrantes en Sicilia como ya lo había hecho en marzo de 2018, lo que les ha valido un proceso por violencia privada y favorecer la inmigración ilegal».

Según se ha enviado a los medios, Salvini reconstruye esos días y afirma que «los primeros países contactados e informados por Open Arms después de las operaciones de rescate fueron España (el país del pabellón del barco) y Malta (el área más cercana al punto de rescate)».

«Italia no tenía competencia ni obligación con respecto a todos los rescates realizados por el barco español Open Arms, ya que ocurrieron completamente fuera de sus áreas», explica el entonces ministro del Interior.

Para probarlo, Salvini incluye el intercambio de correspondencia entre Valeta y Madrid en los primeros días de agosto de 2019 con respecto al puerto y asegura que «hubo un pasarse la responsabilidad entre ellos», pero Roma nunca se menciona.

Salvini ataca que el Open Arms «fue aprobado solo para llevar a 19 personas» y que «después del primer rescate realizado en el área de Libia el 1 de agosto con 55 personas a bordo, tomó otros 69 el 2 de agosto» y «debería haber ido inmediatamente a España, Malta o Túnez, pero en cambio, el capitán eligió deliberadamente a Italia como el lugar de atraque y desembarque».

El Open Arms vivió una auténtica odisea este agosto cuando rescató en varias operaciones a 163 migrantes en el Mediterráneo Central y el Gobierno italiano, en el que entonces era ministro del Interior Salvini, no autorizó su desembarco.

Durante esos días se produjeron numerosas evacuaciones de migrantes por problemas sanitarios y comenzó un pulso entre las autoridades judiciales y Salvini, que siguió oponiéndose al desembarco.

Ante esta negativa, el Ejecutivo español ordenó habilitar el puerto de Algeciras y después el de Palma como destino para el Open Arms, pero la ONG rechazó la oferta por considerar inviable emprender otros cinco días de travesía e insistió en atracar en Lampedusa.

El Gobierno español decidió enviar un buque militar hacia la isla italiana para atender a los inmigrantes que estaban a bordo del Open Arms y acompañarlo después a Palma.

Finalmente, el fiscal de Agrigento (Sicilia), Luigi Patronaggio, atendió la demanda de la ONG y ordenó el desembarco, que se produjo en la noche del 20 de agosto y se abrió una investigación a Salvini por abuso de poder y secuestro de personas.

El pasado 12 de febrero, los senadores italianos votaron a favor de levantar la inmunidad a Salvini, como él había además pedido, por otro caso del pasado julio cuando impidió llegar a puerto durante cinco días a 131 migrantes a bordo de un barco de la Guardia Costera italiana.

Tras la autorización, el caso pasará a la Justicia ordinaria, que valorará si abrir un proceso por la acusación presentada por la Fiscalía de abuso de poder y secuestro de personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here