Hondureños protagonizan segundo reencuentro en la Caravana de Madres Centroamericanas

0
215

Tegucigalpa – Luego de 32 años de haber perdido contacto, una madre hondureños pudo volver  abrazar a su hijo como parte de los frutos de la Caravana de Madres Centroamericanas en busca de su hijo perdidos en la ruta migratoria.

-Un tercer reencuentro se producirá en las próximas horas, esta vez protagonizado por una familia salvadoreña.

El reencuentro se produjo este fin de semana en Querétaro, Querétaro, y la madre hondureña Reyna Margarita y su hijo Santos Laínez, fueron los protagonistas del segundo reencuentro, el primero también lo protagonizaron una familia hondureña.

Mientras las madres se encontraban reunidas en la plaza pública de esa ciudad el hondureño a paso lento se acercó hasta el centro donde se fundió en un eterno abrazo con su progenitora.

Santos salió en 1987 de su natal Honduras, con apenas 17 años. Luego transcurrieron 18 más para hablar con su mamá vía telefónica.

No obstante la comunicación telefónica no fue fluida durante los siguientes 18 años. Ya con una vida establecida en México, este catracho pudo volver a abrazar a su mamá gracias al apoyo del proyecto Puentes de Esperanza que impulsa el Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM).

Luego de 32 años doña Reyna Margarita, una madre hondureña pudo volver a ver y abrazar a su hijo Santos Lainez, una larga espera que culminó con un gran abrazo.Esto gracias al proyecto #PuentesDeEsperanza#MigrantesDesaparecidos #CaravanaDeMadres #MigrantesDesaparecidos www.movimientomigrantemesoamericano.org

Gepostet von Movimiento Migrante Mesoamericano am Samstag, 23. November 2019

El hondureño explicó que en un inicio fue complicado estar en México solo, siendo aún menor de edad. Encontró trabajo en Chiapas.

“Es difícil, pero a la vez, si le pones empeño consigues lo que quieres. Si eres bien portado y siendo una persona dócil, cualquiera le puede dar la mano”, externó.

Luego se fue a la Ciudad de México, donde encontró una mujer con quien tuvo dos hijos, y de quien, con el paso de los años, se separó.

Santos y Margarita pasarán unos días juntos. La llevará a conocer la Ciudad de México.

 No obstante, la felicidad del reencuentro solo durará unos días ya que el compromiso de la caravana de madres es que nadie se queda en territorio mexicano, razón por la que nuevamente tendrán que separarse.

Sin embargo, algo cambió para Margarita: ya tiene la certeza de que Santos, su hijo, vive y, aunque lejos, sabe que está bien.

La Caravana de Madres Centroamericanas recorre la ruta migratoria por México en busca de pistas que les acerquen al paradero de sus hijos migrantes.

Se espera que en las próximas horas se produzca un tercer reencuentro familiar, esta vez protagonizado por una familia salvadoreña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here