Honduras, entre el equilibrio y urgencia para aplicar vacunas

0
2264

Tegucigalpa – El gobierno de Honduras se debate entre la búsqueda del equilibrio y cumplir con los compromisos adquiridos en el proceso de vacunación contra la COVID-19. La brecha entre el equilibrio y el compromiso inició desde la llegada del avión con dos mil 500 dosis donadas por Israel el pasado jueves.

– Honduras alcanzó el sábado los 169 mil 754 casos positivos y cuatro mil 141 defunciones por la COVID-19, según cifras oficiales.

Para este fin de semana la Secretaría de Salud (Sesal) ya cumplió con su objetivo de distribución y aplicación de la vacuna del laboratorio Moderna donada por el gobierno de Israel.

Al tratarse de pocas dosis inmediatamente se generó el descontento entre los sectores que no formaron parte de la inoculación en esta primera etapa.

Evidentemente se trata de más sectores excluidos que incluidos en este proceso que según expertos han tildado de imprudente por la selección del personal que se vacunó en primera instancia.

“Proceso imprudente”

En palabras de la epidemióloga y exministra de Salud, Roxana Araujo, lo más prudente era iniciar con la vacunación anticovid con el personal que labora en unidades de cuidados intensivos (UCI) y las denominadas salas COVID-19.

En torno a la donación de cinco mil dosis para vacunar a los primeros 2 mil 500 sanitarios hondureños, refirió que debido a que la cantidad era poca lo más prudente era inocular a los que laboran en las salas de cuidados intensivos de las salas COVID-19.

Interpretó que la denuncia tiene un fundamento específico en la necesidad que tiene el personal sanitario de primera línea en ser inoculado.

La también candidata a diputada por el Partido Nacional, expresó que todo el personal de salud debería ser inmunizado, pero reconoció que apenas llegaron vacunas para dos mil 500 personas.

Mencionó que entre el sector sanitario privado y público laboran unas 80 mil personas que se desempeñan en la primera línea de combate al virus.

Descontento

El descontento de los sectores no incluidos en la primera etapa de vacunación contra la COVID-19 en Honduras se ha manifestado en diferentes protestas.

Una de ellas protagonizada el fin de semana por galenos que prestan servicio en el triaje que funciona en la Universidad Católica de Honduras (Unicah).

El subcoordinador de dicho centro de triaje, Jorge Villanueva, agradeció el gesto del gobierno de Israel que donó cinco mil dosis de la vacuna anticovid, pero arguyó han sido excluidos del proceso de inoculación.

“Se nos ha dejado fuera en la aplicación de las primeras dosis de la vacuna”, declaró a periodistas en Tegucigalpa.

Recordó que el primer lote de medicamento es destinado para el personal médico que lucha contra el virus en Honduras.

Sin embargo, denunció que en este primer proceso se han vacunado políticos, funcionarios públicos, sindicalistas y personal administrativo.

 La Ceiba excluida

Prueba de la exclusión de la primera etapa de vacunación en Honduras es la ciudad de La Ceiba que no fue considerada ni geográficamente.

Así lo denunció el empresario Daniel Jaar, quien recordó que también a La Ciudad se le han aplicado medidas de circulación por la alta incidencia de casos COVID-19 en ese sector del país.

 Sin embargo, a la hora de la distribución de vacunas no han sido tomados en cuenta, arguyó.

Será olvido o será inoperancia por parte del gobierno hondureño aplicar medidas restrictivas por alta incidencia y luego no tomarlos en cuanta en el proceso de vacunación, argumentó.

¿Cómo se distribuyeron las vacunas?

Pese a que en las últimas horas trascendió que se inocularon a sindicalistas del Hospital San Felipe, así como a una relacionista pública, asesor legal, administrador y otros empleados, la distribución de la vacuna se realizó de la siguiente manera, según las autoridades hondureñas:

El Hospital Regional del Sur recibió 150 vacunas, Hospital de Occidente 150, Hospital Mario Catarino Rivas 360, Hospital Leonardo Martínez 200, Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) San Pedro Sula 250.

En ese orden, el IHSS Tegucigalpa recibió 350 vacunas, Hospital Escuela 330, Hospital General San Felipe 150, Hospital de Especialidades María 170, el Instituto Nacional Cardiopulmonar (Hospital del Tórax) 350.

Adicionalmente, 40 intensivistas de la zona norte y la capital de la República también recibieron la primera dosis de la vacuna del laboratorio Moderna.