Vehículos a toda velocidad para transportar indocumentados se vuelven comunes

0
412
Combinación de dos fotografías cedidas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) donde aparecen dos autos arrestados en California por tráfico humano, el primero (i) con 14 inmigrantes en la mañana del 20 de febrero en National City y el segundo (d) con 10 inmigrantes en la noche del 23 de febrero en la autopista este del condado de San Diego. EFE/CBP SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)

Los Ángeles – Las autoridades migratorias están detectando un mayor número de vehículos que se mueven a gran velocidad con indocumentados que intentan internarse en Estados Unidos, y que ponen en riesgo sus vidas en esta travesía, como quedó patente en la tragedia que dejó 13 muertos esta semana al estrellarse una camioneta en California.

En menos de dos semanas la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) alertó sobre la presencia de cerca de 10 vehículos supuestamente involucrados en el transporte de indocumentados en la frontera de California y México.

El último caso reportado se trató del ingreso de dos camionetas, una Suburban Chevrolet y una Ford Expedition, a través de un tramo de la valla fronteriza derribado por los mismos traficantes la madrugada del martes pasado.

Al parecer la camioneta Chevrolet se averió tras el paso por el improvisado agujero y terminó incendiándose. Los agentes de CBP encontraron 19 inmigrantes indocumentados escondidos en la zona, por lo que se presume que llegaron en el vehículo.

LA “SUERTE” DE PASAR LA FRONTERA QUE TERMINÓ MAL

Con una supuesta mayor fortuna la Ford Expedition, que llevaba a bordo 25 personas, logró pasar el agreste camino hacia la carretera y recorrer al menos 30 millas (48 kilómetros) en el Valle Imperial hasta estrellarse con un camión de carga el área de Holtville.

El choque dejó 12 inmigrantes muertos en el lugar del accidente y uno más en el hospital. Los otros ocupantes del vehículo fueron trasladados a centros de cuidado médico, incluyendo al conductor del camión.

Diez de los muertos son de origen mexicano, incluyendo al conductor de la camioneta, que era oriundo de Mexicali, Baja California. Entre las víctimas también se cuenta una joven guatemalteca.

Todavía se desconocen las causas del accidente, pero CBP indicó que no fue producto de una persecución entre sus agentes y el vehículo siniestrado.

UNA PERSECUCIÓN QUE DEJÓ HERIDOS

Este no es el único caso que deja heridos en California en los últimos días. El pasado 23 de febrero, una camioneta que supuestamente transportaba indocumentados desató una persecución, y terminó estrellándose en una autopista de San Diego, dejando cinco personas heridas que tuvieron que ser trasladadas al hospital: el joven indocumentado que manejaba la camioneta y cuatro agentes de CBP.

La persecución se dio después que una camioneta Chevy Tahoe se detuviera en un puesto de control de CBP y después acelerara rápidamente.

Aunque el conductor se detuvo brevemente más adelante, aceleró nuevamente y realizó varias maniobras por las carreteras del condado. El vehículo terminó chocando con un muro de contención y con dos vehículos particulares y una patrulla de CBP en la ciudad de Jamul, condado de San Diego.

Dentro de la camioneta viajaban 10 indocumentados que quedaron bajo custodia de CBP.

Tras salir del hospital, el joven conductor fue detenido y enfrenta cargos por “múltiples crímenes”, especificó la agencia.

AL ESTILO RÁPIDO Y FURIOSO

Tres días antes de este incidente, el 20 de febrero, un grupo de seis vehículos desató otra persecución después de ser detectados por autoridades federales en el área de la frontera de San Diego, California, y Tijuana, México, recogiendo un grupo de indocumentados.

Los vehículos alcanzaron a llegar a la autopista 905, desatando una persecución en medio del tránsito.

La CBP detalló en un comunicado que una camioneta Toyota RAV-4 blanca se desvió de un carril a otro, casi golpeando a la patrulla de las autoridades federales, hasta que impactó uno de los muros de contención de la autopista y tuvo que detenerse en National City. Los indocumentados que viajaban en este vehículo trataron de huir pero fueron alcanzados por los oficiales de CBP.

Los agentes también lograron interceptar un Chevrolet Tahoe negro que también estuvo involucrado en el contrabando humano.

En total, los agentes arrestaron a 16 personas que viajaban en los dos vehículos. El grupo estaba formado por dos ciudadanos estadounidenses y 14 mexicanos. Las 16 personas fueron trasladadas a una estación de la Patrulla Fronteriza cercana para su procesamiento.

Actualmente, CBP está buscando ayuda de la comunidad para dar con el paradero de los otros cuatro vehículos que estuvieron involucrados en la persecución: un Volkswagen Jetta blanco, un Lexus IS250 o IS300 blanco, un sedán Mercedes-Benz negro y un sedán Kia.

«Estos traficantes pusieron en peligro las vidas de estos migrantes, del público viajero y de nuestros agentes. Le imploro a cualquiera que tenga conocimiento de este incidente que se presente y nos ayude a llevar a estos criminales ante la justicia», dijo el agente jefe de la Patrulla Fronteriza del Sector de San Diego, Aaron M. Heitke, en un comunicado.

TAMBIEN EN TEXAS

Este martes, las autoridades de Texas debieron buscar ayuda de al menos tres agencias estatales y locales para detener un vehículo con un grupo de indocumentados que desató una persecución en el condado de La Salle.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS), una de las agencias que participó, logró detener al vehículo cerca de Pearsall, Texas, tras varias millas de persecución.

Matthew Hudak, oficial de CBP del sector de Laredo destacó en un comunicado “la colaboración entre las agencias” con el fin de “mantener nuestras comunidades y nuestro país más seguros”.